Saltar al contenido

Alimentos funcionales

¿Qué son los alimentos funcionales?

Seguramente más de una vez al hacer la compra has visto en el etiquetado de ciertos productos unas indicaciones como : “fuente de  calcio”, “enriquecido con omega-3”, “rico en fibra”… Todos estos alimentos están incluidos en el concepto de alimento funcional, pero ¿qué son?

Según ILSI Europe “Los alimentos funcionales no constituyen una entidad única bien definida y correctamente caracterizada. Estos abarcan diversos componentes, nutrientes y no nutrientes, que afectan a toda una gama de funciones corporales relacionadas con el estado de bienestar y salud, la reducción del riesgo de enfermedad o ambas cosas”.

Ejemplos

  1. Un alimento al que se ha añadido un componente para que produzca beneficios: Leche y huevos ricos en omega-3….
  2. Un alimento del cual se ha eliminado un componente para que produzca menos efectos adversos sobre la salud: Leche desnatada, productos sin gluten….  
  3. Un alimento al que le han incrementado la concentración de un componente: calcio, ácido fólico, vitamina C…..
  4. Un alimento en el que la naturaleza de uno o más de sus componentes ha sido modificada químicamente para mejorar la salud: sacarosa por edulcorantes no calóricos, mermelada con edulcorante no calórico o productos light….
  5. Un alimento en el que la biodisponibilidad de uno o más de sus componentes ha sido aumentada para mejorar la asimilación de un componente beneficioso: alimentos ricos en fitoesteroles….
  6. Un alimento que presente cualquier combinación de las posibilidades anteriores.

¿Funcionan los alimentos funcionales?

El reglamento de obligado cumplimiento de “Declaraciones Nutricionales y Propiedades Saludables de los Alimentos” de la Unión Europea, establece que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es la encargada de validar, autorizar o rechazar las alegaciones que los distintos productores de Alimentos Funcionales pudieran hacer. Así, la veracidad de la información contenida en el etiquetado de estos alimentos está certificada.

¿Debería consumir alimentos funcionales?

Si nuestro objetivo es conseguir una nutrición óptima, lograr o mantener una alimentación saludable, la modificación de hábitos alimentarios es esencial para ello. No obstante, en ocasiones pueden ser útiles los alimentos funcionales para contribuir a mejorar el estado salud en ciertos colectivos como por ejemplo personas con necesidades especiales. De este modo, no se deberían dar consejos generalizados sino personalizados tras detectar a aquellos colectivos o personas en riesgo de presentar alguna patología, carencia nutricional… para la que haya evidencia de que los alimentos funcionales podrían ejercer efectos beneficiosos en su estado de salud.

En definitiva…

Podemos concluir que los alimentos funcionales pueden ser susceptibles de mejorar la salud, hay que valorar su recomendación de consumo de manera individual y aprovecharnos de ellos cuando se haya detectado la necesidad, sabiendo que deberían incluirse en el contexto de una dieta y un estilo de vida saludables. 

Ana Luz Tobaruela, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias bibliográficas

ArgenBio. Alimentos funcionales [internet]. Caba. Consejo Argentino para la Información y el Desarrollo de la Biotecnología; 2020 [consultado 1 Abril 2020]. Disponible en: http://www.argenbio.org/adc/uploads/pdf/alimentosfuncionalesiLSI.pdf

Federación de nutrición. Alimento funcionales [Internet]. Madrid. Fesnad.org. 2020 [consultado 16 Abril 2020]. Disponible en: https://www.fesnad.org/resources/files/DNN/2007/guion_conferencia_alim_func.pdf

Consejo general de colegios oficiales de médicos. Guía de buena práctica clínica en alimentos funcionales [Internet]. Madrid. Consejo general de colegios oficiales de médicos. 2020. [consultado 16 Abril 2020]. Disponible en: https://www.cgcom.es/sites/default/files/gbpc_alimentos_funcionales.pdf 

Deja un comentario