Saltar al contenido

ALIMENTOS ULTRAPROCESADOS

Volvemos con muchísima ilusión y con más temas de interés después de las vacaciones navideñas. Esperamos que sean de vuestro agrado. Os animamos a enviarnos sugerencias y consultas sobre aquello que os preocupe y aprovechamos también para desearos todo lo mejor en este nuevo año 2022.

Hoy vamos a hablar sobre los alimentos ultraprocesados.

Son productos alimenticios elaborados industrialmente a partir de otros alimentos. Son altamente energéticos y ricos en grasas saturadas, sal, azúcares y aditivos. Estos alimentos suelen estar sometidos a procedimientos previos como la hidrogenación, el refinado o la extrusión entre otros, provocando que los alimentos originales pierdan propiedades nutricionales y calidad, dando como resultado productos alimenticios muy calóricos y con escaso valor nutricional

Entre los productos ultraprocesados podemos encontrar snacks dulces o salados, helados, chucherías, chocolates, bollería industrial, repostería, cereales de desayuno, margarinas, bebidas energéticas y azucaradas, pizzas o embutidos entre otros muchos. 

Las estanterías de los supermercados están repletas de estos productos, ya que son muy atractivos para el consumidor al ser muy accesibles, fáciles de conseguir y de consumir y se adaptan a nuestro actual ritmo de vida. Sin embargo, diversos estudios realizados en los últimos años muestran que el consumo de este tipo de alimentos está relacionado con el sobrepeso, la obesidad y otras enfermedades asociadas al exceso de peso, como el síndrome metabólico, la diabetes mellitus tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares entre otras.

En este sentido una reciente revisión, publicada a finales del 2020, recoge los resultados de 43 estudios observacionales realizados hasta la fecha sobre la relación entre la ingesta de este tipo de productos y el riesgo de padecer ciertas enfermedades. 

Dicha revisión mostró que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asocia con un mayor riesgo de padecer sobrepeso y obesidad, obesidad abdominal, síndrome metabólico y depresión en adultos, diabetes mellitus tipo 2, síndrome del intestino irritable, enfermedades cardiovasculares, cáncer de mama y cáncer en general. También se asoció con síndrome metabólico en adolescentes y dislipidemia en niños. 

También nos gustaría recalcar que no todos los alimentos que han sido sometidos a un procesado, son perjudiciales para la salud. Hay alimentos que han sido sometidos a un mínimo procesado con la finalidad de conservarlos y hacerlos más sabrosos, accesibles y seguros, como es el caso de los alimentos congelados y en conserva, pasteurizados, fermentados, desnatados, precocinados y embotellados. Estos productos conservan el alimento original e incluso mejorando su valor nutricional. 

En resumen

La evidencia científica pone de manifiesto que el consumo de productos ultraprocesados o altamente procesados, está relacionado con el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas. Es importante reducir la ingesta y que su consumo sea exclusivamente ocasional y esporádico. Aquí os dejamos el enlace a las Guías Alimentarias elaboradas por la Asociación Española de Nutrición Comunitaria (SENC) para que puedan servirte de herramienta en la promoción de la salud a través de una alimentación más saludable.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición CIN de la Universidad de Navarra.

Bibliografía

Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre el impacto del consumo de alimentos “ultra-procesados” en la salud de los consumidores. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/evaluacion_riesgos/informes_comite/ULTRAPROCESADOS.pdf

Deja un comentario