Saltar al contenido

Carro de la compra sostenible

El consumo excesivo junto con la gran población mundial, que necesita alimentarse, suponen una creciente producción de alimentos que conlleva la amenaza de agotamiento de los recursos naturales.  A eso hay que añadir que los sistemas actuales de producción contribuyen seriamente al cambio climático.

Por eso muchos organismos han ideado estrategias para paliar esta situación y de esa forma ha surgido el concepto de Dietas Sostenibles, que según la FAO son: ”Aquellas que generan un impacto ambiental reducido y que contribuye a la seguridad alimentaria y nutricional y a que las generaciones actuales y futuras lleven una vida saludable. Además protegen y respetan la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, accesibles, económicamente justas y asequibles y nutricionalmente adecuadas, inocuas y saludables, y optimizan los recursos naturales y humanos”. 

Llegar a este tipo de dieta debe ser un compromiso de instituciones internacionales, pero también está en nuestras manos conseguirlo. Saber llenar nuestro carro de la compra puede ayudar. Siguiendo  algunos consejos podemos hacer que nuestra dieta sea más saludable, no sólo para nosotros sino también para el planeta.

Gert Altman

Primero conviene elegir alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, legumbres, tubérculos, frutos secos y semillas. Es recomendable priorizar estos frente a los de origen animal. Además de ser más sanos, requieren menos recursos a la hora de producirlos y provocan menos impacto ambiental. 

También es importante elegir alimentos que respeten el medio ambiente en su proceso de producción. En muchos casos aparece señalado en el etiquetado. Si son locales y de temporada, además de las ventajas nutricionales, el consumo de energía disminuye en la producción, almacenamiento y transporte.

Respecto a las cantidades que consumimos, está claro que en el primer mundo comemos en exceso. Este hecho provoca problemas de salud, como la obesidad y todas sus enfermedades asociadas. Por tanto, intentemos hacer compras inteligentes con algunos trucos, como repasar antes la despensa y ver qué alimentos tenemos, elaborar un menú semanal, ir a comprar sin prisas y sin hambre, leer el etiquetado o evitar comprar alimentos sólo por el mero hecho de estar en oferta, si verdaderamente no los necesitamos. 

Gerhard Gellinger

Incluso podemos ayudar un poco más, llevando nuestra propia bolsa de la compra reutilizable y de material biodegradable para evitar, en la medida de lo posible, embalajes y bolsas de plástico.

A la hora de cocinar conviene controlar las cantidades y cocinar sólo lo que vamos a comer. En caso de hacerlo en exceso, procuraremos darle al producto una segunda oportunidad : congelando, utilizándolo para nuevas y creativas recetas, o incluso donándolo. De esta forma, evitaremos generar grandes desechos de comida que implican, a su vez,  el desperdicio de gran cantidad de recursos utilizados en su producción.

Son pequeños gestos que van a ayudar a que nuestro planeta tenga un futuro mejor.

Blanca Martínez de Morentin, Centro de Investigación de la Universidad de Navarra

BIBLIOGRAFÍA 

Carlos González Fischer y Tara Garnett. 2018. Platos, pirámides y planeta. Novedades en el desarrollo de guías alimentarias nacionales para una alimentación saludable y sostenible: evaluación del estado de la situación. Roma, FAO.

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Guías alimentarias y sostenibilidad. [internet]. [ Consultado 5 de mayo 2020]. Disponible en: http:/www.fao.org/ nutrition/educación-nutricional/food-dietary-guidelines.

Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Guía de la alimentación saludable para atención primaria y colectivos ciudadanos. Alimentación y Sostenibilidad: un binomio a considerar para la supervivencia del planeta. Cómo gestionar las 6 “erres” alimentarias: Reducir residuos, Reutilizar, Reciclar, Reparar, Rechazar y Responsabilidad al comprar. Planeta 2018, 8: 89-97.

Deja un comentario