Saltar al contenido

Hambre fisiológica vs. Hambre emocional

Las emociones influyen en las elecciones alimentarias y generalmente una incorrecta gestión emocional hace que dichas elecciones no sean adecuadas, provocando una sensación de culpabilidad y malestar con la comida y haciendo que se convierta en un refugio ante los problemas. Este tipo de hambre se denomina hambre emocional

Por el contrario, el hambre fisiológica es la necesidad de ingerir alimentos para obtener los nutrientes que el organismo necesita para vivir. 

¿Cómo distinguir hambre emocional y fisiológica?

A continuación, presentamos las diferencias destacadas entre los dos tipos de hambre:

Además, hay que tener en cuenta que el hambre emocional es muy frecuente que se presente ante situaciones de tristeza o estrés, dando lugar a un consumo de alimentos y/o bebidas de manera descontrolada, que llevará a una recompensa momentánea, seguida de sentimiento de culpa. 

AbsolutVision

¿Cómo se puede hacer frente al hambre emocional?

  1. En primer lugar, identificar las emociones que lo desencadenan y observar las reacciones.
  2. Después de analizar la situación, el objetivo será sustituir la comida que da ese placer momentáneo por otra actividad que proporcione el mismo bienestar.

Los profesionales que trabajan en psiconutrición serán de gran ayuda para aprender a tener una relación saludable con la comida.

Idoia Ibero, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Bibliografía

Konttinen H. Emotional eating and obesity in adults: the role of depression, sleep and genes. Proc Nutr Soc. 2020:1-7. doi: 10.1017/S0029665120000166.

Herrero G y Andrades C. Capítulo 3 El papel de las emociones. En: Blasco I, editor. Psiconutrición, aprende a tener una relación saludable con la comida. 2º ed. España: Arcopress; 2019. p.67-84.

 

Deja un comentario