Saltar al contenido

Hidratos de carbono I

PRIMERA PARTE

La restricción o eliminación de hidratos de carbono es común en muchas dietas que ofrecen perder peso en poco tiempo. Pero, realmente ¿debemos reducirlos o incluso eliminarlos de nuestra alimentación?, ¿son verdaderamente perjudiciales?. La respuesta es clara: ni son perjudiciales para la salud, ni los debemos evitar para controlar nuestro peso.

¿Qué son los hidratos de carbono?

Químicamente, los hidratos de carbono son compuestos orgánicos formados por carbono, hidrógeno y oxígeno. Según su estructura, pueden clasificarse en dos tipos:

·  Simples: son aquellos que se absorben de manera rápida, por lo que a través de ellos, se puede obtener energía casi de manera instantánea. Pueden encontrarse de manera natural en el azúcar, la miel, la fruta y los lácteos y como ingrediente añadido en pastelería, bollería, zumos y refrescos azucarados, etc.

·  Complejos: son de absorción lenta y necesitan un mayor tiempo de digestión, por lo que aportan energía durante más tiempo. Estos están presentes en los cereales integrales y sus derivados, tubérculos como la patata, legumbres, vegetales, frutos secos, etc.

Funciones

·  La principal función de los hidratos de carbono es la de proporcionar energía (4 kcal/g) a nuestro organismo, especialmente al cerebro y al sistema nervioso. Pueden almacenarse en forma de glucógeno, tanto en hígado como en músculo. Cuando estas reservas están llenas, los hidratos de carbono se almacenan en forma de grasa. 

·  Intervienen en el metabolismo de las grasas e impiden la degradación oxidativa de las proteínas

·  Función estructural, formando parte de las paredes celulares y dando elasticidad y resistencia. De esta manera se forman tejidos y dan soporte a otras estructuras.

·  Función reguladora a nivel gastrointestinal, proporcionando el equilibrio adecuado para realizar así sus funciones de manera correcta.

·  Función de desintoxificación: una forma de deshacerse de los compuestos tóxicos derivados de ciertas rutas metabólicas o producidos por organismos o compuestos externos, es conjugarlos con ácido glucurónico (un derivado de la glucosa) para hacerlos más solubles en agua y así eliminarlos fácilmente por la orina u otras vías.

¡ No os perdáis el próximo post !

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

·  Dietary carbohydrate intake and mortality: a prospective cohort study and meta-analysis. Seidelmann SB, Claggett B, Cheng S, Henglin M, Shah A, Steffen LM, Folsom AR, Rimm EB, Willett WC, Solomon SD. Dietary carbohydrate intake and mortality: a prospective cohort study and meta-analysis. Lancet Public Health. 2018 Sep; 3(9):e419-e428.

·  Los hidratos de carbono. Instituto Tomás Pascual Sanz. 15 de Abril de 2010. Nº 3862 [consultado 31 Agosto 2020]. Disponible en: http://www.institutotomaspascualsanz.com/descargas/publicaciones/vivesano/vivesano_15abril10.pdf?pdf=vivesano-150410

·  ¿Por qué los carbohidratos son siempre los malos de la película? Blog de Nutrición Bárbara Romano. [consultado 5 de Septiembre de 2020]. Disponible en: https://www.barnaclinic.com/blog/nutricion/carbohidratos-malos/ 

·  Maughan, R. (2009). Carbohydrate metabolism. Surgery, 27(1), 6–10.

. Voet, D., Voet, J. & Pratt, C. (2016). Fundamentals of Biochemistry: Life at the Molecular Level (5th ed.). Wiley.

Deja un comentario