Saltar al contenido

Obesidad Infantil

2ª PARTE

La obesidad infantil se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública tanto en nuestro país como a nivel mundial. Junto con el sobrepeso, la obesidad está ligada al desarrollo de diversas enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, tanto en la infancia como posteriormente en la edad adulta. En este sentido, es primordial atajar el problema desde edades tempranas, consiguiendo ya desde la niñez un peso adecuado, para mantener un óptimo estado de salud. 

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), siguiendo la iniciativa de la OMS, comenzó en 2011 y de forma periódica hasta el 2019 con el Estudio ALADINO. Este es un estudio descriptivo transversal realizado con 16.665 escolares de entre 6 y 9 años de edad, recogiendo medidas antropométricas de forma directa y otros datos referentes a factores familiares, ambientales y de estilos de vida a través de cuestionarios. Este estudio es uno de los más completos desarrollados en la Región Europea de la OMS (COSI Euro OMS) y es considerado un estudio de referencia tanto a nivel nacional como internacional.

Tras las 4 ediciones que se han realizado desde 2011, hasta la última en 2019, se puede afirmar que en España las cifras de sobrepeso y obesidad son altas, aunque cabe destacar que desde el 2011 han ido disminuyendo (aunque con menor intensidad en los últimos años). Esta tendencia a la baja, es un dato muy significativo si se tienen en cuenta las acciones que desde la AESAN se vienen realizando en los últimos años para prevenir la obesidad desde la edad infantil. Este dato es muy alentador y anima a seguir tomando medidas y políticas que ayuden a continuar con este descenso, en la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en nuestro país.

Datos relevantes que muestra el Estudio ALADINO

  • Hábitos alimentarios
  • El 80,6% de los escolares desayunan todos o casi todos los días algo más que un vaso de leche o un zumo, aunque este porcentaje es mayor en niños con normopeso.
  • Un 68% de los escolares toma fruta todos o casi todos los días y un 44,9% verdura, aunque estos porcentajes son menores en los niños con obesidad.
  • Un 25,3% de los escolares toma todos los días galletas, bollería o pasteles.
  • Un 9,7% de los escolares tiene una dieta de muy baja calidad, mientras que un 76,2 % de los escolares necesita mejorar la calidad de su dieta y solo un 14,1 % sigue una dieta mediterránea óptima.
  • Actividad física, sedentarismo y hábitos de sueño 
  • El porcentaje de niños (75,9 %) inscritos a actividades extraescolares deportivas es mayor que el de niñas (72,0 %), siendo también inferior en los escolares con obesidad respecto al resto de escolares.
  • Un 6,6% de los escolares pasa 3 o más horas entre semana delante de pantallas electrónicas (televisión, consola, tablet, ordenador) mientras que este porcentaje asciende al 39,2 % durante los fines de semana.
  • El 97,3 % de los escolares duermen 9 o más horas diarias y un 61,8 % duermen 10 o más horas.

Entorno escolar 

  • El 90,2% de los centros de educación primaria incluyen educación nutricional en su programa y el 99,2% educación física. 
  • En todos los cursos de 1 a 4º de educación primaria, más del 90% de los centros organiza alguna iniciativa para promover un estilo de vida saludable, y el 91,6% están libres de publicidad de alimentos y bebidas con alto contenido energético y pobres en nutrientes. 

Percepción de los progenitores 

Un 88,6 % de los progenitores de los escolares con sobrepeso y un 42,7 % de los que presentan obesidad, perciben el peso de sus hijos/as como normal.

  • Características socioeconómicas del entorno familiar 

La prevalencia de obesidad es significativamente mayor en los escolares de entornos familiares con ingresos inferiores a 18.000€/anuales respecto a los de rentas superiores.

CONCLUSIÓN

Aunque la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil en España sigue siendo elevada, se observa una tendencia descendente desde 2011 y estabilización respecto a 2015. 

Existen diferencias entre los hábitos de alimentación y de actividad física en función de la situación ponderal de cada niño. En este sentido, incrementar el consumo de alimentos saludables, disminuir el consumo de otros que no lo son (grasas y azúcares fundamentalmente), reducir el sedentarismo y aumentar la actividad física, son factores de vital importancia a tener en cuenta para mejorar. 

También se ha puesto de manifiesto que el nivel de ingresos familiar y el nivel educativo de los padres está relacionado con el estado ponderal de los hijos.

Afrontar el problema de la obesidad infantil es una importante oportunidad para reducir los efectos de enfermedades graves en el futuro, y mejorar la salud de los niños. En esta línea, gobiernos y demás instituciones tanto públicas como privadas, deben continuar trabajando para crear políticas que ayuden por ejemplo desde el núcleo familiar y desde el entorno escolar, a conseguir unos correctos hábitos alimentarios y de estilos de vida desde la infancia.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra.

Bibliografía

Estudio sobre la Alimentación , Actividad física, Desarrollo y Obesidad Infantil en España 2019. Estudio ALADINO 2019. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/observatorio/Informe_Aladino_2019.pdf

Sobrepeso y obesidad infantiles. Organización Mundial de la Salud (OMS). Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

Deja un comentario