Saltar al contenido

Potomanía ¿qué es?

three clear water bottles

Se trata de un trastorno alimentario no especificado caracterizado por el deseo de beber grandes cantidades de líquido, generalmente agua, de manera compulsiva y sin que exista una sensación previa de sed.

Las personas que padecen este trastorno pueden llegar a ingerir entre 8 y 15 litros de agua al día, consiguiendo de esta manera una enorme sensación de placer. Beben de manera impulsiva y sin control, por lo que puede clasificarse como una adicción. Esta ingesta excesiva y tan por encima de los límites recomendados, puede llegar a causar graves problemas en nuestro organismo.

En líneas generales, para un óptimo funcionamiento del organismo, la recomendación en cuanto a la ingesta de agua siempre se ha establecido en torno a 1,5 y 2 litros diarios. Pero esta recomendación puede oscilar dependiendo de diversos factores como el metabolismo, la actividad física que se realice, la estación del año, la etapa de la vida en la que nos encontremos, etc. 

Está claro que beber agua es saludable e imprescindible para nuestro organismo, ya que este la necesita para el correcto desarrollo de todas las funciones vitales, pero ¿dónde se encuentra el límite? ¿se puede beber tanta agua como se quiera? ¿es perjudicial para nuestra salud una ingesta excesiva de agua?

Hoy intentaremos aclarar estas cuestiones y hablaremos sobre la potomanía o polidipsia psicogénica. 

Consecuencias de la potomanía

Un exceso de la ingesta de líquido puede causar una alteración en los niveles de electrolitos, especialmente de sodio, potasio y cloro. 

Un trastorno hidroelectrolítico muy común es la hiponatremia (concentración demasiado baja de sodio en la sangre). Las consecuencias de la hiponatremia son graves e incluso mortales, pudiendo aparecer edemas en el cerebro u otras complicaciones serias como la mielinosis central pontina (desmielinización de la sustancia blanca cerebral).

En general, los principales síntomas de que nuestro cuerpo se encuentra hiperhidratado serían:

  • Fatiga y cansancio
  • Calambres musculares
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de concentración
  • Somnolencia
  • Parálisis corporal
  • En casos extremos coma y muerte

¿Qué cantidad de agua puede ser un problema?

Como se ha comentado anteriormente, de manera general, un consumo de agua en torno a 2 litros diarios sería lo recomendable, aunque hay que tener en cuenta otros factores como por ejemplo si se realiza deporte o es verano y hace mucho calor. En estos casos, las necesidades hídricas estarían aumentadas debido a que la pérdida de líquido a través del sudor es mayor. Por tanto, hay situaciones en las que beber agua por encima de los 2 litros diarios es necesario, pudiendo ser normal beber hasta 3 y 4 litros de agua al día, sin suponer ningún riesgo para nuestro organismo.

Un consumo por encima de los 4 litros diarios ya puede llegar a ser peligroso, pudiéndose provocar una alteración en el funcionamiento de los riñones y en la sangre, lo que conduciría al desequilibrio electrolítico anteriormente mencionado. El consumo habitual de una persona que padece potomanía ronda entre los 4 y 8 litros de agua diaria, aunque en casos extremos se puede llegar a una cantidad todavía superior.

Imagen de Darko Djurin en Pixabay

Causas de la potomanía

Posibles causas relacionadas con este trastorno (no están del todo definidas pero son las más habituales) suelen ser:

  • Enfermedades metabólicas como la diabetes
  • Trastornos neurológicos como la esquizofrenia
  • Depresión
  • Anorexia
  • Toma de algunos medicamentos como antiinflamatorios, diuréticos o litio
  • Alteración en el funcionamiento del hipotálamo (no muy común)

Tratamiento

Es importante abordar este trastorno desde un punto de vista multidisciplinar, a nivel tanto psicológico, como farmacológico y nutricional.

Desde el punto de vista nutricional, es fundamental el apoyo de la figura del dietista-nutricionista. La dieta debe ser personalizada y enfocada fundamentalmente a reducir la ingesta de líquidos (evitando sopas, purés, zumos, etc). Lo ideal sería basar la dieta en alimentos calóricos para que la persona afectada quede saciada, reduciendo así la probabilidad de que ingiera agua en exceso. 

La dieta debe de ser de calidad para que la persona no incremente su peso pero sí quede saciada. Se recomienda evitar alimentos procesados, con un alto contenido en azúcar y grasas saturadas e introducir alimentos como legumbres, pescado azul, aceite de oliva virgen extra, aguacate o frutos secos.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra.

Referencias

Rajesh Kotagiri; Gurusaravanan Kutti Sridharan. Primary Polydipsia. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan. 2020 Aug 25. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK562251/#article-27735.s1

Deja un comentario