Saltar al contenido

Propiedades Saludables y Declaraciones Nutricionales de los Alimentos.

Cada vez con más frecuencia podemos ver que el etiquetado de los alimentos y productos alimenticios, contiene declaraciones nutricionales y de propiedades saludables. Pero, ¿qué son exactamente? ¿En qué se basan? ¿Son fiables? ¿Me pueden servir para elegir de manera correcta el alimento más saludable? Hoy intentaremos resolver estas dudas.

Una declaración nutricional es “cualquier declaración que afirme o dé a entender que un alimento presenta propiedades nutricionales beneficiosas en cuanto a su aporte energético, nutrientes u otras sustancias. Solo están permitidas las declaraciones nutricionales autorizadas y siempre que se ajusten a las condiciones fijadas. Un ejemplo de declaración nutricional sería: Fuente de fibra: solo puede declararse si el alimento contiene como mínimo 3 gramos de fibra o 1,5 gramos de fibra por 100 Kcal”.

Por otro lado están las declaraciones de propiedades saludables. Estas son “aquellas que relacionan un alimento o alguno de sus nutrientes con la salud”. Dentro de estas pueden encontrarse diversos tipos: 

Es importante apuntar que estas informaciones no tienen la obligación de figurar en el etiquetado de los alimentos, es decir, son voluntarias. De todas maneras, si el fabricante decide incluirlas en el etiquetado, deben cumplir las reglas establecidas por la legislación vigente. La legislación europea es la encargada de regularlas para proteger al consumidor. Además, una normativa europea garantiza que todas las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables que aparezcan en los etiquetados, sean ciertas, claras, fiables y útiles para el consumidor.

Todas las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables autorizadas, se han sometido a un procedimiento basado en estudios científicos sólidos evaluados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y autorizados a nivel europeo.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dispone de un buscador de «Declaraciones nutricionales y de propiedades saludables«, con el objetivo de ayudar al consumidor a familiarizarse con las declaraciones que figuran en los alimentos que se comercializan en nuestro país y así pueda conocer cuáles están autorizadas y en qué condiciones. Con esto se pretende dar una información más rigurosa para evitar la difusión de mensajes dudosos e incluso erróneos. 

Por último, comentar que pueden encontrarse productos alimenticios con etiquetados en los que aparecen declaraciones que no son exactamente iguales a las autorizadas a nivel europeo. Es cierto que se permite cierta flexibilidad en su redacción, pero el texto adaptado debe tener el mismo significado que el autorizado y estar sujeto a las mismas condiciones de uso: sin convertir un producto en más fuerte, ni conducir a engaño, ni referirse a una declaración medicinal; ningún alimento puede hacer referencia a que previene, cura o trata una enfermedad.

Además de los enlaces que hemos incluido en este post, os dejamos a modo de resumen y para ampliar la información, las recomendaciones a los consumidores para la comprensión de las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables que figuran en el etiquetado de los alimentos, elaboradas por la AESAN.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición de la Uiversidad de Navarra.

Bibliografía

Declaraciones nutricionales y de propiedades saludables. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). 23/04/2020. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/detalle/declaraciones_nutricionales_saludables.htm

Deja un comentario