Saltar al contenido

Proteína en polvo

La proteína en polvo es un concentrado de la proteína de ciertos alimentos, de los cuales se reducen o eliminan los hidratos de carbono y grasas para lograr un objetivo concreto. Su utilización se asocia a menudo a personas deportistas, pero en los últimos años ha ganado popularidad entre la población general, siendo actualmente una herramienta nutricional que se utiliza para sustituir comidas (por ejemplo, cuando se tiene poco tiempo para preparar comidas), en planes de reducción de peso…

Imagen de Pixabay

Su consumo puede resultar especialmente útil en los siguientes grupos de personas:

  • Deportistas: Ayuda en la síntesis de masa muscular y ayuda a mejorar la fuerza y rendimiento deportivo.
  • Personas ancianas: Contribuye en la ganancia/mantenimiento de la masa magra, incluso mejorar algunos parámetros de salud. Es importante tener en cuenta que un exceso de consumo de proteínas podría generar más problemas que beneficios, por lo que es necesario cubrir las necesidades de cada persona de forma individual.
  • Sobrepeso/obesidad: En dietas de adelgazamiento, su consumo evita una mayor pérdida de masa muscular mientras disminuye la grasa corporal.
  • Personas con cáncer: Puede ayudar a mejorar la malnutrición o pérdida de apetito que se observa frecuentemente en esta enfermedad.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, los consumidores de proteína en polvo no tienen un mayor riesgo de sufrir problemas renales o hepáticos, siempre que sea ingerido de forma razonable y moderada, al igual que ocurre con muchos otros alimentos. Es por ello, que una persona sana puede incluir este suplemento en la dieta con cierta responsabilidad, simplemente por apetencia.

Tipos de proteína en polvo

Los tipos de proteína se dividen en dos grupos grandes. Por un lado, los de origen animal, por ejemplo, proteína derivada de la leche (suero de leche, caseína), proteína de huevo… y los de origen vegetal, es decir, proteína de soja, proteína de arroz, de guisante…

A continuación se muestran las principales diferencias entre ambos tipos:

PROTEÍNA DE ORIGEN ANIMALPROTEÍNA DE ORIGEN VEGETAL
Cuentan con todos los aminoácidos esencialesNo cuentan con todos los aminoácidos esenciales
Rápida absorción (especialmente la proteína de suero de leche o whey protein)Absorción más lenta
Al mezclar el suplemento con agua/leche la textura es más líquidaAl mezclar el suplemento con agua/leche la textura es más densa (mayor saciedad)
No apta para veganosApta para veganos

Se considera que la proteína de origen animal (y la proteína de soja) tiene un mayor valor biológico debido a su contenido completo de aminoácidos esenciales, aunque en ciertos casos la el consumo de proteína vegetal puede resultar más beneficiosa (personas veganas, personas que necesiten saciarse por más tiempo…).

Imagen de Pixabay

Modos de utilización

Lo más habitual es consumir la proteína en polvo en forma de batido, mezclándolo con agua o leche, y existe una amplia gama de sabores de proteína para que estos sean más apetecibles. Si el objetivo es aumentar de peso, se pueden incluir frutas (plátano), avena, cereales, dátiles, frutos secos… a estas bebidas. Con el fin de aumentar el contenido proteico de los alimentos se puede añadir a otros alimentos, como yogures, e incluirlo en recetas de tortitas, bizcochos, tartas… Para este tipo de elaboraciones podría ser útil el empleo de proteína de origen vegetal.

BIBLIOGRAFÍA

1.   Bartels CL, Miller SJ. Dietary supplements marketed for weight loss. Nutr Clin Pract. 2003; 18 (2): 156–169.

2.   Martin WF, Armstrong LE, Rodriguez NR. 2005. Dietary protein intake and renal function. Nutr Metab. 2:25.

3.   Pasiakos, S. M., McLellan, T. M., & Lieberman, H. R. (2014). The Effects of Protein Supplements on Muscle Mass, Strength, and Aerobic and Anaerobic Power in Healthy Adults: A Systematic Review. Sports Medicine, 45(1), 111–131.

4.       Herbert A, Zanella R, Gleissner S, Andriamihaja M, Blachier F. Dietary protein supplementation in the elderly for limiting muscle mass loss. Amino Acids. 2017; 49 (1): 33-47.

Por Irene Besné Eseverri. Graduada en Nutrición Humana y Dietética. UNAV2019

Deja un comentario