Saltar al contenido

Categoría: voluntariado

Pizza con base de coliflor

¡Por fin es viernes!!! y nos parece buena idea mostraros una receta divertida, saludable y sabrosa para hacer junto a los más pequeños. Un buen plan familiar para el fin de semana.

Se trata de una pizza diferente donde la protagonista es la coliflor. Os animamos a probarla. ¡Os encantará!

7854-Pixabay

Ingredientes

1 coliflor pequeña

1 huevo

1 ajo

Salsa de tomate

Tomate cherry

1 lata de atún

Champiñones laminados

Queso mozzarella

Orégano 

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 200ºC.
  2. Lava bien la coliflor y sécala con un poco de papel de cocina. 
  3. Tritura la coliflor en la picadora o utiliza un rallador manual hasta que quede en granitos muy pequeños. Ponlo en un bol e introdúcelo en el microondas a máxima potencia durante 8 minutos. 
  4. Sacar y dejar templar. Añadir un huevo batido, un ajo picado y un poco de sal. Mezclar todo bien. Se puede añadir un poco de queso mozzarella a la mezcla si se desea.
  5. Extender la masa sobre un papel de hornear, dándole la forma deseada y no muy gruesa. Hornear sobre la rejilla del horno 15-20 minutos hasta que quede ligeramente dorada. 
  6. Sacar y añadir los ingredientes al gusto. En este caso hemos escogido salsa de tomate, queso mozzarella rallado, champiñones laminados, tomatitos cherrys y atún. Espolvorear un poco de orégano y hornear 8-10 minutos. 
Brett Jordan on Unsplash

Idoia Ibero, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Recomendaciones sobre alimentación

Hoy hemos recogido unos consejos muy útiles sobre alimentación. No te pierdas nuestras sugerencias para esas situaciones que nos producen sentimientos de ansiedad.

A tener en cuenta:

  1. Tómate tiempo para elegir qué vas a comer, disfruta de los sabores, mastica despacio. 
  1. Si se desea endulzar el yogur, café, te o la infusión no añadas ningún tipo de azúcar.  Utiliza un edulcorante sin calorías como sacarina. También puedes endulzar con canela o vainilla.
  1. Si  se opta por frutos secos lo importante es que los tomes naturales o crudos y en cantidades moderadas: un puñado alrededor de 20-30 gramos de frutos secos. Además puedes alternar entre nueces, almendras,piñones, pistachos, avellanas, nueces de Macadamia, anacardos, etc.
Néstor Martínez Garavito-Pixabay
  1. En cuanto a la fruta recomendamos tomarla entera, en su forma natural.  De esta manera nos beneficiamos de su fibra, que ayuda a evitar picos glucémicos y proporciona mayor saciedad.
  1. Cuando hiervas verduras no tires el agua de la cocción. Congélala y úsala como caldo. Ten cuidado con la cantidad de aceite y sal. 
  1. Antes de comer, piensa si tienes hambre o no. Muchas veces es la ansiedad la que nos hace comer sin control. Reflexiona sobre si tienes apetito y si el tiempo que ha pasado desde tu última comida. Tal vez  descubras que no necesitas comer justo en ese momento.
  1.  Come de manera consciente y disfruta.

María Goñi, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

Głąbska D, Guzek D, Groele B, Gutkowska K. Fruit and Vegetable Intake and Mental Health in Adults: A Systematic Review. Nutrients. 2020 Jan 1;12(1):115. doi: 10.3390/nu12010115. PMID: 31906271; PMCID: PMC7019743.

Ramón-Arbués E, Martínez Abadía B, Granada López JM, Echániz Serrano E, Pellicer García B, Juárez Vela R, Guerrero Portillo S, Saéz Guinoa M. Conducta alimentaria y su relación con el estrés, la ansiedad, la depresión y el insomnio en estudiantes universitarios [Eating behavior and relationships with stress, anxiety, depression and insomnia in university students.]. Nutr Hosp. 2019 Dec 26;36(6):1339-1345. Spanish. doi: 10.20960/nh.02641. PMID: 31657605.

Francis HM, Stevenson RJ, Chambers JR, Gupta D, Newey B, Lim CK. A brief diet intervention can reduce symptoms of depression in young adults – A randomised controlled trial. PLoS One. 2019 Oct 9;14(10):e0222768. doi: 10.1371/journal.pone.0222768. PMID: 31596866; PMCID: PMC6784975.

La importancia del Aceite de Oliva

El aceite de oliva, líquido oleoso de fuente vegetal, es considerado uno de los alimentos con mayores beneficios frente a eventos cardiovasculares. 

Este alimento está compuesto principalmente por triacilgliceroles, pequeñas cantidades de ácidos grasos libres, glicerol, fosfátidos, pigmentos, aromatizantes y esteroles. Su perfil bioquímico está caracterizado por un alto contenido en grasas insaturadas además de contener polifenoles con gran poder antioxidante y antiinflamatorio.

C:\Users\atobaruela\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.MSO\573A5646.tmp
Imagen: consalud.es

Gracias a los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados que contiene, el aceite de oliva aporta destacados beneficios para la salud cardiovascular como:

  • Favorecer el aumento de los niveles de colesterol HDL y la disminución del colesterol LDL.
  • Mejorar el control de la hipertensión arterial, ya que un consumo regular de aceite de oliva favorece la disminución de niveles de tensión sistólica y diastólica
  • Contribuye a reducir el riesgo de aparición de trombosis y diabetes.

Las recomendaciones generales para una población adulta sana es de 30-60 gramos al día de aceite de oliva (en función de las características individuales), siendo una cucharada 10 gramos. Por otro lado, deberemos evitar el contacto directo de las grasas con la luz solar y el aire para que no se produzca el enranciamiento o la oxidación de este alimento.  

Imagen de congerdesign en Pixabay

Por lo tanto, el aceite de oliva puede ser considerado un alimento con interesantes efectos beneficiosos para la salud cardiovascular, aunque no debemos olvidar que también es un alimento altamente calórico, por lo que debemos controlar la cantidad que se consume. Podemos usarlo tanto como aderezo en ensaladas, como para cocinar en guisos o para freír, ya que soporta altas temperaturas manteniendo sus propiedades.

Ana Luz Tobaruela, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

Referencias bibliográficas

Fundación española del corazón [Internet].  Madrid. El aceite de oliva, gran aliado frente a las enfermedades cardiovasculares [consultado 17 noviembre 2020]. Disponible en: https://fundaciondelcorazon.com/prensa/notas-de-prensa/1648-aceite-oliva-aliado-frente-enfermedades-cardiovasculares.html

Foscolou A, Critselis E, Panagiotakos D. Olive oil consumption and human health: A narrative review. Maturitas. 2018 Dec; 118:60-66. 

food dinner lunch fish

Excesos navideños

Se acerca la Navidad y a pesar de la situación actual es muy probable que este año, aunque con limitaciones, será una fecha marcada con un importante componente gastronómico. Como consecuencia, el modo habitual de alimentación se verá probablemente alterado. 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación refleja en su informe del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria , publicado cada año, que en esta época aumenta el gasto de alimentación, incrementando el consumo de productos típicos navideños, bebidas alcohólicas (especialmente los vinos de calidad y espumosos) y otros alimentos como carnes, marisco, frutas en particular exóticas (piña, mango y papaya) y setas. 

Cada vez es más común que los productos típicamente navideños se presenten hasta 1-1,5 meses antes en el mercado, haciendo que su consumo se alargue en el tiempo y por tanto que los excesos aumenten. Además, normalmente en estas fechas es posible que en muchos casos se reduzca la actividad diaria (idas y venidas del trabajo, colegios, etc.) y la práctica habitual de ejercicio (paseos…).

Todo esto, convierte el mes de diciembre en un tiempo de “elevado riesgo de excesos nutricionales” por el aumento de ingesta de alimentos y bebidas y con ello de calorías, azúcar, grasa, sal… Si no nos cuidamos, esta situación podría pasarnos factura. 

Entre los problemas relacionados con la salud o consecuencias más frecuentes asociadas a los excesos nutricionales navideños, se encuentran: 

  • Aumento de peso secundario al exceso de consumo. Se estima que la media de ganancia puede ser hasta de 2-3 kg. En este sentido, señalar  que el problema no es que se aumenten kilos sino que se queden y que a lo largo de los años se acumulen.
  • Molestias digestivas: pesadez, acidez, gastritis, cólicos biliares…
  • Descompensaciones en personas con enfermedades cardiovasculares, hipertensión, dislipemias (colesterol alto, triglicéridos altos…), diabetes, gota …
  • Estados de embriaguez, resacas…
  • Intoxicaciones alimentarias por la inadecuada conservación y manipulación de los alimentos y platos o por el aumento del consumo de alimentos muy perecederos como son por ejemplo los mariscos.
  • El alcohol, por su parte, posee efectos negativos no sólo por el estado de embriaguez que puede conllevar, sino también porque su consumo regular y en cantidades mayores a las recomendadas está claramente asociado con el desarrollo de: obesidad, hipertensión, hipertrigliceridemia, enfermedades hepáticas, pancreatitis, gastritis, algunos cánceres (esófago y estómago). 

Miren Josune Zubieta, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Bibliografía

cinfasalud.cinfa.com [Internet]. Huarte-Pamplona: cinfasalud.cinfa.com; [consultado 11 de diciembre de 2020]. CinfaSalud [aprox. 8 pantallas] Disponible en: https://cinfasalud.cinfa.com/p/navidad-saludable/ 

Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación [Internet]. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; [consultado 11 de diciembre de 2020]. Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria [aprox. 10 pantallas]. Disponible en: https://www.mapa.gob.es/es/alimentacion/temas/consumo-tendencias/observatorio-de-consumo-y-la-distribucion-alimentaria/ 

Ramirez-Jimenez M, Morales-Palomo F, Ortega JF, et al. Effects of Exercise Training during Christmas on Body Weight and Cardiometabolic Health in Overweight Individuals. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(13):4732. Published 2020 Jul 1. doi:10.3390/ijerph17134732 

Vedel-Krogh S, Kobylecki CJ, Nordestgaard BG, Langsted A. The Christmas holidays are immediately followed by a period of hypercholesterolemia. Atherosclerosis. 2019;281:121-127. doi:10.1016/j.atherosclerosis.2018.12.011

Efecto yo-yo

Actualmente es muy frecuente escuchar que existen ciertas dietas que hacen perder peso de forma muy rápida, las llamadas “dietas milagro”. Estas dietas tienen en común un bajo aporte de energía, caracterizado por un elevado déficit calórico y como consecuencia una pérdida de peso rápida.

Estas dietas no intentan seguir un patrón de dieta saludable ni equilibrada, no aportan los nutrientes que el organismo necesita, ni tampoco tienen en cuenta las consecuencias negativas asociadas a esto. La falta de nutrientes puede ocasionar alteraciones a nivel metabólico, provocando diferentes enfermedades importantes o incluso la muerte.

Además, este déficit nutritivo puede producir en la persona el llamado “efecto yo-yo o efecto rebote”. ¿Y qué significa esto? El efecto rebote o yoyo es aquel que hace que la persona recupere el peso perdido durante una dieta de adelgazamiento o incluso más, una vez que esta persona deja de seguirla.

¿Como se explica este fenómeno? 

  1. En primer lugar, una vez dejamos de seguir la dieta de adelgazamiento el organismo intenta compensar esa restricción calórica, lo que suele provocar que esa persona coma más y recupere más peso. 
  2. En segundo lugar, mientras nuestro organismo estaba realizando esa «dieta» , estaba disminuyendo el metabolismo como mecanismo de defensa para intentar gastar menos energía y así contrarrestar la deficiencia calórica. 
  3. En tercer lugar, el peso perdido en tan corto espacio de tiempo se debe principalmente a la pérdida de agua y de glucógeno, manteniéndose los depósitos de grasa corporal, que son los que deberíamos reducir cuando queremos una pérdida de peso prolongada en el tiempo y saludable.
blue tape measuring on clear glass square weighing scale
Photo by Pixabay on Pexels.com

En resumen, si queremos perder peso de forma saludable y no recuperarlo deberemos realizar una dieta hipocalórica equilibrada, aportando todos los nutrientes que el organismo necesita y adaptada a cada persona por un profesional de la alimentación.

Ana Luz Tobaruela Resola, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias bibliográficas

Marqués, IvaRussolillo, GiuseppeLopes Rosado, ElianeBressan, JosefinaBaladia, Eduard. dia. Dietas de adelgazamiento. Rev Esp Nutr Comunitaria 2008;14(3):163-171.  Fundación española de la nutrición. Dietas mágicas y su efecto «yo-yo [Internet]. Madrid. 2014. [ Actualizado 31 Julio 2014; consultado 29 septiembre 2020]. Disponible en: https://www.fen.org.es/blog/dietas-magicas-y-su-efecto-yo-yo/

Microbiota y Nutribiota II

SEGUNDA PARTE

La microbiota intestinal juega un papel importante en la regulación del metabolismo humano y es un factor determinante en el mantenimiento de un buen estado de salud.

Entre los procesos que se ven favorecidos por una composición saludable de la microbiota se encuentran la regulación del peso corporal y todos los problemas asociados a la obesidad (resistencia a la insulina, hipercolesterolemia, hipertriglicéridemia, hipertensión, enfermedad cardiovascular o hígado graso no alcohólico). Uno de los objetivos científicos del CIN (Centro de Investigación en Nutrición) persigue modular favorablemente la composición de la microbiota intestinal a partir de la inclusión en la dieta de diversos alimentos con características prebióticas. Generalmente son alimentos de origen vegetal ricos en fibras, polifenoles y/o almidón resistente: legumbres, frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos, aceite de oliva virgen extra, etc.

Dana Tentis

El CIN junto a importantes empresas alimentarias navarras (IAN, Virto, Urzante, Isanatur) participa en el proyecto Nutribiota, financiado por Gobierno de Navarra, que se centra en identificar los patrones “saludables” del microbioma y diseñar alimentos que tengan un impacto positivo en la salud metabólica y la pérdida de peso a través de la modulación del microbioma intestinal. En esta fase final del estudio, el efecto modulador de la microbiota de los alimentos diseñados ya ha sido comprobado en voluntarios sanos y ahora se quiere probar si pueden ayudar a la pérdida de peso, al ser incluidos en una alimentación variada y equilibrada.

ESTUDIO NUTRIBIOTA

Ampliemos un poco más la información sobre el estudio. El objetivo del proyecto NUTRIBIOTA es examinar si la incorporación de determinados alimentos vegetales es capaz de modular de manera favorable la composición de la microbiota intestinal, ayudar a controlar el peso y mejorar las patologías relacionadas con la obesidad.

Como hemos apuntado, el estudio se encuentra en su fase final. Si quieres participar como voluntario debes cumplir unos criterios que serán revisados por nuestros investigadores. Principalmente buscamos personas con edad comprendida entre 20 y 65 años, con sobrepeso u obesidad.

La intervención nutricional tendrá una duración de 2 meses, entre enero y marzo de 2021. Durante este tiempo cada voluntario seguirá una estrategia dietética pautada por los profesionales del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra. El voluntario deberá acudir a las instalaciones del centro en tres ocasiones. En la primera y la última se tomarán medidas antropométricas (peso, altura, circunferencia de cintura) y se realizará análisis de sangre y microbiota fecal, además de completar una serie de cuestionarios de estilo de vida.

En el caso de estar interesado en participar, puedes cumplimentar el cuestionario de cribado, que recogerá los datos de salud básicos. Es muy sencillo, solo hay que pinchar el enlace:

CUESTIONARIO DE CRIBADO

El equipo investigador revisará esos datos con el propósito de filtrar a los candidatos, en función de los criterios de inclusión y exclusión del estudio. En el caso de cumplir con los requisitos para participar, el equipo investigador se pondrá en contacto con el voluntario, para continuar con las diferentes fases del estudio. Del mismo modo, se informará si no se cumple con los criterios establecidos.

El desarrollo del estudio NUTRIBIOTA se realizará por profesionales sanitarios cualificados del Centro de Investigación en Nutrición, y se llevará a cabo fundamentalmente de manera presencial.

Fermín Milagro, Director de la Línea de Investigación de Nutriómica y Biomarcadores. Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Microbiota y salud I

PRIMERA PARTE

La microbiota es un término que se utiliza para designar a la comunidad de microorganismos (bacterias, arqueas, eucariotas y virus) que cohabitan el ser humano y que se encuentran repartidas en la boca, en la piel, en la mucosa genital y especialmente en el tracto gastrointestinal

Una microbiota sana y equilibrada (eubiosis) actúa como barrera regulando la entrada de organismos a nuestro cuerpo, por lo que un desequilibrio en ella (disbiosis), puede ser origen de diferentes enfermedades.

¿De qué depende una microbiota sana?

La microbiota intestinal es única y puede variar en función de diversos factores. Algunos de estos factores son NO modificables, como la genética, la edad, el modo de nacimiento (parto natural o cesárea; parto prematuro o a término) o la anatomía del tracto intestinal. Sin embargo, existen otros factores sobre los que podemos actuar: 

  • hábitos alimentarios
  • peso corporal
  • modo de vida
  • estrés
  • actividad física
  • toma de algunos fármacos como antibióticos, antiácidos, etc.

¿Porqué es tan importante una microbiota intestinal equilibrada?

Los beneficios de una microbiota intestinal sana son innumerables debido a sus importantes funciones en el organismo:

  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Favorece el movimiento intestinal, potenciando así la absorción de nutrientes y evitando problemas gastrointestinales como estreñimiento y diverticulitis.
  • Refuerza la defensa frente a la infección de determinados patógenos.
  • Ayuda a la síntesis de determinadas vitaminas (biotina, fólico, B5, B12, K) y aminoácidos.
  • Cuando la microbiota intestinal descompone las fibras alimentarias, produce ácidos grasos de cadena corta (como el butirato), moléculas con enormes beneficios más allá del intestino.
  • Influye en el funcionamiento del cerebro, ya que modula la producción de serotonina (hormona que interviene en la regulación de las emociones y el estado de ánimo) y GABA (neurotransmisor que podría ayudar a combatir la ansiedad).

Alimentación y microbiota

Como ya se ha mencionado, la eubiosis o equilibrio de la microbiota, presenta cierto componente genético; pero esto no es determinante, ya que puede mejorarse con unos adecuados estilos de vida. Aquí es donde la alimentación juega un papel relevante.

Se ha comprobado que dietas con un bajo contenido en fibra, el excesivo consumo de alimentos procesados y alcohol y la toma de antibióticos, promueve el desequilibrio de la microbiota y con ello el desarrollo de ciertas enfermedades como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, el cáncer colorrectal o incluso enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus, el síndrome metabólico y la obesidad.

También el consumo de una dieta alta en grasa y azúcar influye notablemente en la composición de la microbiota intestinal, produciendo modificaciones en el equilibrio bacteriano del intestino e induciendo un perfil bacteriano asociado a la obesidad.

Por esta razón, cada vez son más los nutricionistas que promueven un aumento de la ingesta de fibra a través de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres y una reducción en el consumo de grasas y azúcares. Esto hará que las bacterias intestinales produzcan ácidos grasos de cadena corta y creen una barrera en el intestino frente a organismos patógenos. A su vez, mejorará nuestro tránsito intestinal, la absorción de algunos nutrientes, el sistema inmunitario, los niveles de glucosa y lípidos y nos ayudará al control del apetito y del peso corporal.

Sliced Cucumber and Green Chili on White Ceramic Plate
Vanessa Loring

Probióticos y prebióticos

Según la evidencia científica, los probióticos y prebióticos pueden mejorar la barrera intestinal protegiéndonos así de patógenos y toxinas. 

Los probióticos son microorganismos vivos que, al introducirlos en cantidad correcta en nuestra alimentación diaria, tienen un efecto beneficioso sobre nuestra microbiota. Por otro lado, los prebióticos son fibras no digeribles que favorecen el crecimiento los microorganismos beneficiosos que forman parte de nuestra microbiota intestinal.

En resumen…

Una microbiota sana y equilibrada es fundamental para un óptimo estado de salud, tanto físico como mental. La alimentación es clave para el mantenimiento de la eubiosis, por lo que el consumo de una dieta rica en fibra, limitar el consumo de alcohol, alimentos procesados, grasas y azúcares e introducir probióticos y prebióticos, resultará de gran ayuda para nuestra salud intestinal y emocional.

María Hernández y Fermín Milagro, Centro de Investigación en Nutrición de la Univerisdad de Navarra.

Referencias

Las Nueces

La nuez es el fruto del nogal y es considerado un alimento muy energético debido principalmente a su alto contenido en grasa. Además, presenta cantidades considerables de fibra, ácido fólico, minerales y compuestos antioxidantes. 

Por otro lado, es un alimento muy versátil ya que podemos utilizarlo e incluirlo de diferentes formas en nuestra alimentación, ya sea agregada a ensaladas, en platos muy diversos (enteras, troceadas o picadas), en la elaboración de salsas o en la repostería. 

walnut in clear glass jar
Photo by Andreea Ch on Pexels.com

BENEFICIOS PARA LA SALUD

  • Favorece la reducción del colesterol gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega 3, incluidos en una dieta saludable. 
  • Las grasas y minerales que contienen las nueces ayudan a prevenir enfermedades de tipo cardiovascular. 
  • Las propiedades nutricionales de la nuez ayudan a mejorar la capacidad neuronal del organismo. 
  • El alto contenido en fibra, se asocia a la mejora del tránsito intestinal y la reducción del estreñimiento. Además, aumenta la saciedad por lo que favorece el control del apetito.
nuts GIF
  • El consumo de nuez favorece la relajación muscular, la conciliación del sueño y con ello contribuye a combatir el insomnio gracias a su alto contenido en triptófano y vitaminas del grupo B. También el aporte de ácidos grasos poliinsaturados que posee, se ha relacionado con la disminución de las alteraciones del sueño.
  • Contribuye a potenciar el sistema inmunológico, ayudando a tu cuerpo a protegerse de los agentes externos.

En conclusión, podemos decir que la nuez es un alimento muy interesante desde el punto de vista nutritivo, es saludable y además versátil, ya que puede ser introducido en nuestra alimentación de forma muy variada. 

Ana Luz Tobaruela, Cerntro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias bibliográficas

Ros E. Health Benefits of Nut Consumption. Nutrients. 2010 Jul; 2(7): 652–682.

Mozaffarian D.Dietary and policy priorities for cardiovascular disease, diabetes, and obesity: A comprehensive review. Circulation. 2016. Jan; 133 (2): 187-225

ácidos grasos, beneficios de las nueces, fibra, nuez, omega

Alimentos de temporada III

LAS CASTAÑAS

congerdesign–509903

¿Quién no disfruta del olor a castañas asadas paseando por la calle? La presencia del castañero forma parte del paisaje otoñal de muchas localidades desde hace décadas, sin embargo poco se habla sobre las características nutricionales de  este alimento que, además de sabroso, es saludable.

Es un alimento rico en nutrientes. Las castañas se diferencian del resto de frutos secos en que presentan mayor contenido de agua (alrededor de un 40-50% de su peso es agua) y de  hidratos de carbono (40g por cada 100g).

La mayor diferencia la encontramos en su contenido graso ya que es menor que en el resto de frutos secos (lípidos totales (g) 2,6; saturados (g) 0,38; monoinsaturados (g) 0,82 y poliinsaturados (g) 0,87). Son ricas en   vitaminas del grupo B: B1, B2, B3 y en minerales: principalmente, potasio, calcio y magnesio y en menor medida en hierro, zinc, magnesio y cobre.

BENEFICIOS ASOCIADOS A LA SALUD DE LAS CASTAÑAS

  • Poseen un interesante contenido en fibra en forma de Inulina (fibra prebiótica). Esto ayuda a solventar los problemas de estreñimiento.  
  • Por su alto contenido en carbohidratos y por su contenido en magnesio y potasio pueden ser una buena opción para deportistas.     
  • Tienen un cierto poder saciante, por su riqueza en inulina y por su contenido en hidratos de carbono complejos. Esto hace que sean asimilados de manera lenta en el organismo contribuyendo a que el nivel de azúcar se mantenga más equilibrado. 
  • Se distingue del resto de frutos secos por su menor aporte calórico y de grasa.
  • Por su aporte en calcio,  puede ayudar a alcanzar las recomendaciones de ingesta del mismo pudiendo ser una buena alternativa más para vegetarianos, veganos o intolerantes a la lactosa.

USOS CULINARIOS

Las castañas se pueden comer crudas, asadas, cocidas, hervidas, etc.  

Pueden estar presentes en platos principales o postres; son un buen complemento para ensaladas, cereales como arroz, pasta, legumbres, cuscús, quinoa, guisos y diferentes verduras como calabacín, calabaza, cardo, cebollas, col lombarda, hinojo fresco, judía verde, puerros, rábanos, setas, champiñones, etc.

Tabla: Valor nutricional de las castañas dependiendo de su tecnología culinaria empleada

FormaAgua
(%)
Proteína
(%)
Grasa
(%)
Carbohidratos
(%)
Fresco crudo444149
Seco97280
Hervido / al vapor623134
Asado404152
Fuente: Datos del USDA presentados por Great Lakes Chestnut

RECETA

CREMA DULCE DE CASTAÑAS

Una opción nutritiva, sabrosa y saludable.

5 recetas deliciosas y sanas a base de castañas

Ingredientes:

  • 100 g de castañas secas y peladas.
  • ½  taza  de pasas o dátiles sin hueso. 
  • 350 ml de leche vegetal (por ejemplo: leche de arroz)
  • 1 vaina de vainilla natural

Preparación: 

  • Lavar bien las castañas.
  • Poner en una olla a presión las castañas, las pasas o dátiles, un  pizca de sal, la vaina de vainilla abierta de arriba a abajo y la leche de arroz.
  • Tapar la olla y poner al fuego, dejar cocer durante 60-75 minutos. Pasado este tiempo retirar la olla del fuego y dejar reposar hasta que haya bajado la presión y la podamos abrir.
  • Retirar la vaina de vainilla y tritura toda la mezcla las castañas.
  • Dejar enfriar y reservar.

María Goñi Echeverría, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

  • Alasalvar C, Bolling BW. Review of nut phytochemicals, fat-soluble bioactives, antioxidant components and health effects. Br J Nutr. 2015 Apr;113 Suppl 2:S68-78. doi: 10.1017/S0007114514003729. PMID: 26148924.
  • Bolling BW, Chen CY, McKay DL, Blumberg JB. Tree nut phytochemicals: composition, antioxidant capacity, bioactivity, impact factors. A systematic review of almonds, Brazils, cashews, hazelnuts, macadamias, pecans, pine nuts, pistachios and walnuts. Nutr Res Rev. 2011 Dec;24(2):244-75. doi: 10.1017/S095442241100014X. Epub 2011 Dec 12. PMID: 22153059.     
  • RedBEDCA, AESAN. Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA) [Internet]. 2006  [6 de noviembre de 2020]. Disponible en: https://www.bedca.net/  

Alimentos de temporada I

PRIMERA PARTE

¡Viste tus platos con los tonos de otoño!

El cambio del paisaje nos avisa de la llegada del otoño. Estamos en otra época del año, caen las hojas de los árboles y todo se tiñe de preciosos tonos ocres, marrones y rojizos. Estos cambios nos auguran la llegada de una larga lista de alimentos otoñales.

Palacio Real de Olite (Navarra), Laura A.S.

La SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria)  apunta : ¨La mejor manera de alcanzar un estado nutricional adecuado es incorporar una amplia variedad de alimentos principalmente frescos, de temporada y de proximidad, a nuestra alimentación diaria y semanal¨. ¿Quieres saber cómo mejorar tus compras y qué alimentos tienes que priorizar en otoño?

ALIMENTOS DE TEMPORADA

A continuación, os mostramos 5 grupos de alimentos que darán a tus platos un toque especial: 

FRUTOS SECOS

Castañas, nueces, avellanas, almendras y piñones: sus grasas son saludables, perfectas para prevenir enfermedades cardiovasculares. Eso sí, ni saladas ni azucaradas. Disfrútalas en distintos momentos del día.

VERDURAS:

Coles: Repollo, coliflor, brócoli y lombarda: ricas en fibra, potasio y vitaminas. Espinacas y acelgas: Se caracterizan por tener un alto contenido en ácido fólico. 

Magda Ehlers

Al vapor, cocidas, en cremas, en crudo en batidos, incluso al horno tómalas varias veces al día como plato principal o guarnición.

HORTALIZAS:

Boniatos: Estos tubérculos en esta época del año están en su punto. Son alimentos muy energéticos por su riqueza en hidratos de carbono y calabazas: rica en   vitamina C y carotenoides. Imprescindibles en tus menús de otoño.  Gracias a sus pigmentos naturales el toque naranja alegrará la presentación de tus platos. 

FRUTAS: 

Cítricas: naranjas, mandarinas y limones: Sus altas dosis de vitamina C y su poder antioxidante, los convierten en imprescindibles en estos meses en los que somos más propensos a resfriarnos.

Granadas: ricas en antioxidantes. Dentro de los minerales destaca su cantidad en potasio. Entre las vitaminas, presenta pequeñas cantidades de vitamina C y vitaminas del grupo B. Un clásico de otoño es la ensalada de escarola, granada y nueces. 

Manzanas: se caracterizan por su gran variedad, golden, reineta, royal gala, etc. Tienen alto contenido en agua, fibra y aportan pocas calorías. Tienen propiedades antioxidantes y estimulan el tránsito intestinal. 

SETAS:

Son muy   beneficiosas gracias a su gran variedad de minerales: potasio, fósforo y selenio, así como de vitaminas del grupo B. Pero recuerda, que si las coges silvestres puedes tener un disgusto, por ello consulta siempre a un experto en micología. 

Aprovecha para tomarlas como guarnición, en risottos o en revueltos. 

María Goñi Echeverría, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

  • Fundación Dieta Mediterránea. Barcelona: Fundación Dieta Mediterránea [19/10/2020]. https://dietamediterranea.com/alimentos-temporada.
  • Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Guía de Alimentación Saludable para Atención Primaria y colectivos ciudadanos: Editorial Planeta; 2018.

Coral study

Como ya os hemos contando en otras entradas, desde el Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra, realizamos diferentes estudios sobre nutrición, salud y obesidad. Hoy os explicaremos un trabajo que estamos realizando con niños titulado: CORAL Study.

La obesidad infantil es un problema importante de salud pública a nivel mundial. Los últimos datos nos muestran que, en España, el 35% de los niños tienen un exceso de grasa corporal.

Este estudio tiene como objetivo analizar un grupo de niños de 3 a 6 años, para poder, posteriormente, realizar medidas anuales e intentar determinar los factores de riesgo de obesidad infanto‐juvenil. Estudiamos la exposición o no de estos sujetos a un factor y observamos si causan obesidad o alguna enfermedad relacionada.

Se invita a participar a cualquier niño o niña de Navarra para investigar las posibles asociaciones entre los estilos de vida y el riesgo de desarrollar obesidad y sus comorbilidades, de forma totalmente voluntaria y gratuita.

En el caso de estar interesado en que tu hijo/a participe, puedes cumplimentar el cuestionario de inclusión, que recogerá tus datos básicos, pinchando en el siguiente enlace:

CUESTIONARIO DE INCLUSIÓN

El personal investigador contactará con vosotros una vez registrada la información.

Fases del estudio:

Se realizarán 2 únicas visitas con los padres/madres/tutores de los niños y niñas en las instalaciones de la Universidad de Navarra. Durante el estudio se realizarán diferentes pruebas, sin coste para el participante, en la Universidad de Navarra.

Para resolver cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros en bdecuevilla@unav.es, o a través del teléfono/WhatsApp: 646 60 56 78. También adjuntamos los enlaces de una entrevista concedida por la investigadora del CIN, Begoña de Cuevillas, a Padres Formados.

¡Esperamos que os resulte de interés!

https://youtu.be/uT35bF6DNxw

https://www.unav.edu/web/centro-de-investigacion-en-nutricion/conocenos/voluntarios

¿Por qué no puedo perder peso? II

SEGUNDA PARTE

Continuamos describiendo los desaciertos que solemos cometer al comenzar una dieta de pérdida de peso.

ERRORES HABITUALES II

4. Abuso de batidos detox

En primer lugar, debes saber que no es necesario tomarse ningún batido detox para depurar o limpiar nuestro organismo. Contamos con nuestro hígado y riñones para esta función.

natural apple and beetroot smoothie served on table of resort cafe
Photo by ROMAN ODINTSOV on Pexels.com

Por otro lado, cuando consumes alimentos en su forma líquida, admite más cantidad de la que comerías en forma sólida. Al tomar un zumo de naranja, se consumen 3 piezas enteras sin la fibra. Como apuntamos en la entrada anterior, la fibra nos ayuda a reducir la velocidad de absorción de los azúcares simples de la fruta.

Por tanto, debes realizar una ingesta adecuada de frutas enteras y verduras al día (al menos 5 raciones al día), mejor frescas y de temporada.

5. No solo ejercicio físico

Realizar actividad física de manera habitual presenta innumerables beneficios para nuestra salud. Pero debes saber que sólo con ejercicio y sin cuidar nuestra alimentación, no lograrás bajar de peso. 

Tenemos que ser conscientes de que para poder alcanzar un peso saludable, hay que cambiar el estilo de alimentación y el estilo de vida. La unión entre práctica regular de actividad física y dieta adecuada es indispensable. Estos cambios nos ayudarán a perder peso de manera duradera y saludable. También evitaremos la pérdida de masa muscular y nos encontraremos mejor tanto física, como mentalmente.

photo of man jogging on paved pathway
Photo by Taryn Elliott on Pexels.com

6. Comer sano pero sin contar calorías

Comer sano no es sinónimo de pérdida de peso. Debemos tener en cuenta que el sobrepeso es consecuencia de un balance energético positivo (ingesta mayor a gasto) mantenido en el tiempo. Así que no solo es fundamental comer de manera saludable, sino que para conseguir una pérdida de peso, se debe realizar una restricción calórica adaptada a las necesidades de cada individuo (peso, altura, edad, sexo, actividad física…) y así conseguir un balance energético negativo. En este sentido, la figura de un dietista-nutricionista que nos asesore es clave para conseguirlo

7. Eliminación de los hidratos de carbono

Uno de los mayores mitos en referencia a la nutrición, es que los hidratos de carbono engordan. No existen alimentos que en sí mismos engorden, es el conjunto de nuestra alimentación lo que determinará que ganemos o no peso. Esto se debe al balance energético del que hablábamos antes.

hermaion de Pexels

El miedo a los hidratos de carbono suele ser común en la población, ya que se tiende a englobarlos dentro del mismo grupo. Debemos fomentar el consumo de hidratos de carbono complejos (pan, pasta, arroz…siempre integrales) y reducir el consumo de hidratos de carbono simples (bollería, azúcar, bebidas azucaradas, cereales refinados…). Los productos integrales presentan un mayor valor nutricional, además de aportar una mayor cantidad de fibra, lo que nos ayudará a mantenernos más saciados durante más tiempo.

8. Otros factores 

El estrés, la falta de sueño o algunas alteraciones metabólicas como la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico o las alteraciones del tiroides entre otras, pueden interferir en la pérdida de peso. Si no logras perder peso y crees que tu alimentación y estilos de vida son adecuados, es aconsejable que consultes con tu médico de atención primaria o el especialista correspondiente. 

María Hernández. Centro de Investigación e Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias

comer sano, ejercicio físico, errores en la dieta, pérdida de peso

¿Por qué no logro perder peso? I

PRIMERA PARTE

Quizás seas una de esas personas que ha intentado sin éxito perder peso y cambiar los hábitos alimentarios o de estilo de vida. Seguro que alguna vez te has preguntado: ¿por qué no adelgazo? ¿qué errores estoy cometiendo? ¿cómo puedo conseguir una pérdida de peso de manera saludable y definitiva? Si es tu caso, este post te interesa.

Errores habituales

1- Pensar en seguir una dieta y no en un cambio de hábitos de alimentación y estilos de vida

“Me voy a poner a dieta”. Con esta frase que a menudo nos planteamos cuando queremos conseguir una pérdida de peso, comienza uno de los errores más frecuentes. Al pensar en dieta, automáticamente pensamos en un tiempo de restricciones alimentarias, a menudo excesivas y que lógicamente no es sostenible en el tiempo. En la mayor parte de los casos nos cansaremos pronto de seguir la dieta porque no disfrutamos de ella, lo vemos como un castigo.

La actitud que debemos tomar es plantearnos como objetivo el cambio de hábitos de alimentación y de estilos de vida y no fijarnos únicamente en la pérdida de peso. De esta manera, vamos a aprender a comer y a disfrutar con nuestros cambios. Poco a poco iremos adquiriendo nuevas rutinas y veremos como nuestra salud mejora, nuestro peso disminuye y conseguimos mantener esta pérdida de peso.

Towfiq Barbhuiya

2. Excesiva reducción calórica

Una ingesta demasiado baja produce una reducción de nuestro metabolismo. Podría decirse que nuestro organismo se convierte en “ahorrador”, es decir, va a gastar menos calorías de las que debe, con lo cual perder peso será cada vez más complicado.

Es frecuente pensar que saltándose alguna comida o cenando solo un pieza de fruta, se logra perder peso. Quizás a corto plazo sea efectivo, pero no a largo plazo. Nuestro consejo es que lleves una alimentación equilibrada y saludable durante todo el día, con ingestas ligeras pero frecuentes . Así evitaremos picar entre horas o en momentos de ansiedad.

Paolo de Pexels

3. No comer fruta

Uno de los mitos más frecuentes y extendidos, es el de no comer fruta porque tiene azúcar, o que es mejor comerla antes que después de las comidas. 

¡Debemos comer fruta!

Freestock de Pexels

La fruta contiene azúcar y fibra, la cual va a ayudar a reducir la velocidad de absorción de los azúcares simples de la fruta, además de aportar todos los beneficios adicionales de la fibra. Así que consume fruta cada día, entre 2-3 raciones y en el momento que prefieras.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias

  • Hirsch J, Hudgins LC, Leibel RL, Rosenbaum M. Diet composition and energy balance in humans. Am J Clin Nutr. 1998; 67: 551s-555s. 
  • A. Villarino Marin, JR. Martínez Álvarez, P. Posada, I. Ortuño, M. Villarino Sanz, D. Vanni. Mitos y errores en el diseño de dietas para la recuperación de un peso saludable. Rev Esp Nutr Comunitaria 2008;14(3):179-184. 
  • Murillo-Godínez G, Pérez-Escamilla LM. Los mitos alimentarios y su efecto en la salud humana. Med Int Méx. 2017;33(3):392-402.
  • Federación Española de Diabetes (FEDE). Diabetes y alimentación [Internet]. Madrid. Federación Española de Diabetes; 2020 [consultado 30 Mayo 2020]. Disponible en: https://fedesp.es/diabetes/alimentacion/

Mesa redonda sobre dietas saludables y sostenibles

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación (16-10-20) la Facultad de Farmacia y Nutrición, de la Universidad de Navarra, organizó una mesa redonda sobre dietas saludables y sostenibles en colaboración con el proyecto «Por una comida sana».

Os dejamos a continuación el artículo de Miguel Ángel Echávarri con las conclusiones de la mesa redonda.

«Los profesionales de la nutrición deben promover dietas saludables que reduzcan el impacto en el planeta»

16/10/20 Miguel Ángel Echávarri

“Tradicionalmente, los profesionales de la nutrición han puesto mucho énfasis en la necesidad de seguir patrones dietéticos saludables, es decir, consumir alimentos que reportan beneficios para la salud y evitar aquellos que resultan perjudiciales. Y es que una buena dieta, junto con otros estilos de vida saludables es clave para gozar de una vida larga y de calidad. Sin embargo, estimar la calidad de una dieta solo basándose en los beneficios para la salud humana que conlleva el consumo de determinados alimentos ya no es suficiente”, sentenció Ujué Fresán, investigadora del Instituto de Salud Pública de Navarra y miembro del CIBER de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, durante la mesa redonda organizada por la Facultad de Farmacia y Nutrición con motivo del Día Mundial de la Alimentación.

Fresán comentó que las actividades del ser humano están llevando a la Tierra a una situación límite: “El sistema alimentario es uno de los principales sectores responsables de la degradación del medio ambiente así como del uso de recursos, por no hablar de la pérdida de biodiversidad. De igual manera que los distintos alimentos repercuten de manera diferente en nuestra salud, también lo hacen en la salud del planeta”.

Por eso, la investigadora apuntó que los patrones de consumo actual están lejos de ser saludables y sostenibles, medioambientalmente hablando. Por ello, destacó la necesidad de adoptar dietas saludables al tiempo que de mínimo impacto en el planeta, y promovidas por los profesionales de la nutrición, “sin olvidar que tienen que ser culturalmente aceptables y económicas para que la población las acepte”.

Así, Ujué Fresán puso el ejemplo del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad, que ha comenzado una nueva línea de investigación centrada en dietas sostenibles “en el sentido más amplio de la palabra”.

Hacia una alimentación sostenible que reduzca el hambre en el mundo

En la misma línea, Pablo Esquíroz, graduado en Farmacia y alumno de Nutrición, presentó su trabajo de fin de grado titulado “Hambre cero, desperdicios alimentarios y sindemia global”. Expuso los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), creados en el año 2015 para abordar los principales problemas mundiales y, en concreto, el ODS-2, que  trata de poner fin al hambre en el mundo: “En los últimos informes publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se ha observado un aumento tanto de la inseguridad alimentaria moderada y grave, como de la desnutrición, alejándose, por tanto, de la consecución del ODS-2, lo que guarda estrecha relación con el desperdicio alimentario y con la sindemia (suma de dos o más epidemias) global.

“Este último término trata de abordar el problema de la obesidad, el cambio climático y la desnutrición desde una visión integral, sistémica. La sindemia global ha demostrado la relación entre estos tres conceptos, evidenciando la necesidad de la toma de medidas conjuntas para resolver el problema”, explicó. “Por ejemplo, en el año 2011 la FAO estimó que 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir, un tercio de la producción, se desperdician al cabo del año. En cambio, solo con un cuarto de esas pérdidas se podría mitigar el hambre en el mundo”.

Esquiroz concluyó que para reducir el hambre mundial, abordar la sindemia global y disminuir los desperdicios alimentarios “hacen faltan medidas sistemáticas, que aborden la problemática en su conjunto. Se requieren propuestas y políticas internacionales serias, con la capacidad de afrontar y revertir esta situación”.

Día Mundial de la alimentación

16 DE OCTUBRE 2020

Mañana 16 de octubre, con el lema: «Cultivar, nutrir, preservar. Juntos» se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Este año, coincide con el 75º aniversario de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

La crisis sanitaria mundial de la enfermedad por coronavirus (Covid-19) nos ha hecho analizar y reflexionar sobre lo que estamos viviendo, para mirar juntos hacia el futuro, teniendo en cuenta nuestras necesidades básicas y valorando realmente lo importante. 

La alimentación, un bien escaso para muchos pero abundante para otros, es la esencia de nuestra vida y quizás en estos tiempos de crisis, algunos hemos sido más conscientes de ello. Ahora es el momento de preservar el acceso a alimentos nutritivos e inocuos, especialmente para la población más vulnerable. Es obligación de todos nosotros reconocer el trabajo que en estos tiempos de pandemia, agricultores, ganaderos y demás trabajadores del sistema alimentario, han llevado a cabo para que no nos faltara comida en la mesa.

Carmen A. R.

El Día Mundial de la Alimentación quiere rendir un homenaje a todas estas personas que han estado y están al pie del cañón para abastecernos alimentariamente y , a su vez, hacer un llamamiento a la solidaridad mundial. Hagamos que los sistemas alimentarios sean más fuertes. Todos podemos colaborar, por ejemplo eligiendo alimentos saludables y nutritivos, y que mantengan la sostenibilidad. Hay otras muchas maneras de ayudar, como siendo voluntario en bancos de alimentos o en comedores sociales, cultivando tus propias frutas y verduras si dispones de jardín o apoyando distintas iniciativas de desarrollo como programas de alimentación y nutrición.

Stokpic de Pexels

Te animamos a participar de las actividades preparadas para este y te dejamos aquí el link de la FAO para que dispongas de toda la información.

Además, la Universidad de Navarra ha organizado, a través del Centro de Alimentación y Fisiología de la Facultad de Farmacia y Nutrición, una Mesa Redonda con el título: Dietas Saludables y Sostenibles. El acto se celebrará el 16 de Octubre a las 12 h en el Salón de Actos del Edificio de Ciencias y también se retransmitirá por Zoom.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Edulcorantes no calóricos II

SEGUNDA PARTE

¿Pueden los edulcorantes ayudar a controlar mi apetito y mi peso?

Aunque en la actualidad existe cierta controversia sobre si el consumo de edulcorantes puede resultar de ayuda para controlar el apetito y a su vez, ayudar al control del peso corporal, la evidencia científica señala que en general sí son una buena estrategia nutricional en este tipo de dietas, aunque no todas las personas responden por igual. En concreto, su éxito depende de que se consuman como parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludables.

Uno de los trabajos internacionales más recientes concluye que no hay evidencia suficiente para establecer que los edulcorantes afecten las preferencias por el gusto dulce, el apetito o el control glucémico (diabetes), aunque son necesarios más estudios, en especial sobre otros aspectos de la salud como la flora intestinal.

En este sentido y teniendo en cuenta diversas publicaciones científicas, la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD), publicó en 2018 un consenso donde se concluye que el consumo de edulcorantes dentro del contexto de un plan de alimentación, puede ayudar a reducir el consumo de energía e hidratos de carbono, siendo una modesta herramienta para el control de la glucosa y el peso. Sin embargo, cuando se utilizan fuera de un plan de alimentación, no parecen tener efectos apreciables en el peso ni en otras variables metabólicas. La Asociación Británica de Dietética (BDA) también ha publicado un consenso similar con las mismas recomendaciones.

Estudios relacionados en la Universidad de Navarra

La Unión Europea ha financiado dentro del programa Horizonte 2020 el Estudio Bebidas y el Estudio SWEET, para revisar la evidencia sobre beneficios y riesgos potenciales implicados en el uso de edulcorantes en el contexto de salud pública, seguridad, obesidad y sostenibilidad. 

Uno de los centros participantes en este proyecto es el Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra. 

Actualmente, nos encontramos en la fase de reclutamiento de voluntarios. Por tanto, si te interesa participar, puedes dejar tus datos en el siguiente enlace y nos pondremos en contacto contigo:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdWbYHsDeht4804KGBlVb50TqXsCTPoIuWDuThOxV3bHOPwvw/viewform

María Hernández, Idoia Ibero, Gabriele Castelnuovo y Eva Almirón, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

Referencias

  • Ashwell M, Gibson S, Bellisle F, Buttriss J, Drewnowski A, Fantino M, Gallagher AM, De Graaf K, Goscinny S, Hardman CA, Laviada-Molina H, Lopez-García R,  Magnuson B, Mellor D, Rogers PJ, Rowland I, Russell W, Sievenpiper JL and La Vecchia C. Expert consensus on low-calorie sweeteners: facts, research gaps and suggested actions. Nutrition Research Reviews (2020), 33, 145–154
  • Benton D. Can artificial sweeteners help control body weight and prevent obesity? Nutr Rev Res. 2005; 18: 63-76.
  • Bosetti C, Gallus S, Talamini R, Montella M, Franceschi S, Negri E, La Vecchia C. Artificial sweeteners and the risk of gastric, pancreatic, and endometrial cancers in Italy. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2009 ;18:2235-8. 
  • Edulcorantes no nutritivos, riesgos, apetito y ganancia de peso. Rev Chil Nutr Vol. 40, Nº3, septiembre 2013.
  • European Commission of the European Union (2020). Sugars and Sweeteners | EU Science Hub, https://ec.europa.eu/jrc/en/health-knowledge-gateway/promotion-prevention/nutrition/sugars-sweeteners, (accessed 23 September 2020).
  • June M. Chan Æ Furong Wang Æ Elizabeth A. Holl. Sweets, sweetened beverages, and risk of pancreatic cancer in a large population-based case–control study Cancer Causes Control. (2009) 20:835–846.
  • Mahfouz EM, Sadek RR, Abdel-Latief WM, Mosallem FA, Hassan EE. The role of dietary and lifestyle factors in the development of colorectal cancer: case control study in minia, Egypt. Cent Eur J Public Health 2014; 22 (4): 215–222 
  • Mattes R, Popkin B. Nonnutritive sweetener consumption in humans: effects on appetite and food intake and their putative mechanisms. Am J Clin Nutr. 2009;89:1-14. 
  • Polyák E, Gombos K, Hajnal B, Bonyár-Müller K, Szabó S, Gubicskó-Kisbenedek A, Marton K, Ember I. Effects of artificial sweeteners on body weight, food and drink intake. Acta Physiol Hung. 2010; 97:401-407.