Saltar al contenido

Etiqueta: Alimentos

Preparados veganos y vegetarianos

Lo que hoy comemos y cómo lo comemos es seguramente distinto a lo que era en nuestra infancia. Esto es así porque los hábitos alimentarios han cambiado. Para bien y para mal el menú de las familias y nuestra dieta diaria, son distintos. Se busca lo fácil de preparar, que  sea rápido y que “esté bueno”.

 Al mismo tiempo, en los últimos años se ha ido adquiriendo una mayor conciencia sobre una alimentación sostenible y saludable. Sabemos que nuestra salud depende en gran parte de cómo nos alimentemos y que también tiene un impacto en el medio ambiente.

 La preocupación sobre qué es mejor comer y qué es bueno “rechazar” para fomentar una dieta sana, equilibrada y respetuosa con el medio ambiente es mayor. En este sentido, un gran número de personas han ido cambiando su patrón de dieta y se han vuelto más afines a dietas vegetarianas o veganas. Lo importante aquí es saber que llevar una alimentación vegetariana o vegana, no implica necesariamente tomar productos más saludables. Existe una gran cantidad de productos veganos o vegetarianos que también son ultraprocesados y con cierto impacto en nuestra salud. Así, ¿qué conviene saber sobre estos productos?

Consideraciones a tener en cuenta respecto a los productos veganos o vegetarianos:

  • Sal: pueden tener una gran cantidad de sal (más sodio).
  • Aceites refinados: muchos de ellos están elaborados con aceites vegetales refinados (girasol, nabina, etc.)
  • Aporte calórico: normalmente, si la lista de ingredientes es muy larga, la densidad de nutrientes disminuye (Fibra, vitaminas y minerales) y aumentan las calorías. Esto es porque en su elaboración  se suele añadir una mayor cantidad de grasas y azúcares.
  • Aditivos: pueden presentar una gran cantidad de aditivos. Lo que lleva a querer comer más cantidad de producto.
  • Harinas refinadas: muchos de estos productos viene rebozados con harinas refinadas, por lo que tienen un mayor índice glucémico.
  • Cantidad de consumo: el hecho de consumir estos productos “considerados por muchas personas más saludables” podría inducir a una consumo elevado de los mismos con un posible efecto en la salud. En ese sentido se ha observados que pueden favorecen el desarrollo de patologías como sobrepeso y obesidad, diabetes, hipercolesterolemia e hipertensión entre otras.
  • Efecto sobre el consumo de alimetos frescos y no procesados: en ocasiones se ha observado que el consumo de este tipo de alimentos ha llegado a reduce el consumo de alimentos como las frutas, verduras y hortalizas frescas, legumbres y cereales integrales.
Imagen de Pixabay

Como conclusión se puede señalar que seguir una dieta vegana o vegetariana, a pesar de estar cubriendo todos los requerimientos nutricionales y de energía que necesita el organismo, no tiene por qué ser siempre saludable. Ya que si se consume una gran cantidad de este tipo de productos se aumenta el riesgo de tener carencias nutricionales y desarrollar enfermedades.

Por María Goñi Echeverria

Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

Referencias bibliográficas

  • Steinfeld, Henning; Gerber, Pierre; Wassenaar, Tom; Castel, Vincent; Rosales, Mauricio; de
  • Haan, Cees (2009) [2006]. «Sinopsis». Livestock’s Long Shadow [La larga sombra del ganado].Roma: FAO.
  • Academy of Nutrition and Dietetics (AND). (2016). Postura de la Academia de Nutrición y
  • Dietética: Dietas vegetarianas. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, 2016.116(12);1970-80.
  • Martínez-González MA, Sánchez-Tainta A, Corella D, Salas-Salvadó J et al. A provegetarian food pattern and reduction in total mortality in the Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED) study. The American Journal of Clinical Nutrition 2014. 100(6):320-28.
avocado fruits hanging on tree

Aguacate

El aguacate (Persea americana), pertenece a la familia de las lauráceas. Es una especie originaria de Centroamérica específicamente de México y de Guatemala. ​ Actualmente, se cultiva en lugares con climas tropical y mediterráneo. En los últimos años, su demanda ha ido aumentando y hoy en día este alimento lo podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado.  

El aguacate tiene una composición nutricional única, por su contenido en grasa saludable, antioxidantes y perfil bioquímico.  Este alimento aporta beneficios muy interesantes para nuestra salud. En ese sentido, las últimas investigaciones apuntan que comer aguacate puede ser útil en el tratamiento de la obesidad gracias a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios. 
LAS BONDADES DE LA PALTA – Dr. Breitfeld

La porción oficial de consumo de aguacate es una quinta parte (30 g).  Aunque el consumo promedio más habitual es la mitad de un aguacate (68 g).  

El valor nutricional promedio por 68 g de aguacate es el siguiente: Calorías (114 kcal),  proteínas(1,36 g), hidratos de carbono (6,12 g),fibra dietética (4,6 g), azúcar total (0,2 g), potasio (345 mg), sodio (5,5 mg), magnesio (19,5 mg), vitamina A (43 μg), vitamina C (6,0 mg), vitamina E (1,3 mg) , vitamina K1 (14 μg), ácido fólico (60 mg), vitamina B-6 (0,2 mg), niacina (1,3 mg), ácido pantoténico (1,0 mg), riboflavina (0,1 mg), colina (10 mg), luteína/ zeaxantina  (185 μg), fitoesteroles (57 mg) y grasas totales (9,6g) de las cuales  ácidos grasos monoinsaturados (6,7 g).

BENEFICIOS PARA LA SALUD

El consumo de aguacate ha sido relacionado con: 

  • Prevención y tratamiento de diversas enfermedades neurodegenerativas (por su capacidad antioxidante y contenido en Vitamina E).
  • Mejoras en la absorción de   antioxidantes de otros alimentos (frutas y verduras) relacionado con su contenido en grasas saludables, (que enlentecen las digestiones) y su contenido en vitamina C (que ayuda en la recepción de nutrientes).
  • Efectos beneficiosos para la salud cardiovascular mejorando la hipercolesterolemia (participando en el aumento del colesterol bueno HDL-c y reducción del colesterol malo LDL-c, así como en la reducción de inflamación) y la hipertensión. 
  • Efectos beneficiosos en artritis (por su contenido en magnesio, ácido graso Omega 3 y vitamina E). 
  • Mejoras en el tránsito intestinal (por su contenido en fibra).
  • Efectos positivos en el tratamiento de enfermedades microbianas (por la cantidad de compuestos fenólicos que presenta).
  • Efectos beneficiosos en la salud ocular (por su contenido en luteína y zeaxantina, dos compuestos importantes para la salud ocular).

CONCLUSIÓN

El consumo de aguacate se asocia con la mejora y prevención de la salud.

¡Por lo que te animamos, si aún no lo haces, a incluir este alimento en tu dieta!

María Goñi, Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra.

Referencias bibliográficas

  • Bhuyan DJ, Alsherbiny MA, Perera S, Low M, Basu A, Devi OA, Barooah MS, Li CG, Papoutsis K. The Odyssey of Bioactive Compounds in Avocado (Persea americana) and Their Health Benefits. Antioxidants (Basel). 2019 Sep 24;8(10):426. doi: 10.3390/antiox8100426. PMID: 31554332; PMCID: PMC6826385.
  • ADA (American Dietetic Association) Position of the American Dietetic Association: Functional foods. J. Am. Diet. Assoc. 2009;109:735–746
  • Dabas D, Shegog RM, Ziegler GR, Lambert JD. Avocado (Persea americana) seed as a source of bioactive phytochemicals. Curr Pharm Des. 2013;19(34):6133-40. doi: 10.2174/1381612811319340007. PMID: 23448442.
  • Dreher ML, Davenport AJ. Hass avocado composition and potential health effects. Crit Rev Food Sci Nutr. 2013;53(7):738-50. doi: 10.1080/10408398.2011.556759. PMID: 23638933; PMCID: PMC3664913.
  • Tramontin NDS, Luciano TF, Marques SO, de Souza CT, Muller AP. Ginger and avocado as nutraceuticals for obesity and its comorbidities. Phytother Res. 2020 Jun;34(6):1282-1290. doi: 10.1002/ptr.6619. Epub 2020 Jan 27. PMID: 31989713.
  • Flores M, Saravia C, Vergara CE, Avila F, Valdés H, Ortiz-Viedma J. Avocado Oil: Characteristics, Properties, and Applications. Molecules. 2019 Jun 10;24(11):2172. doi: 10.3390/molecules24112172. PMID: 31185591; PMCID: PMC6600360.
  • Fulgoni VL 3rd, Dreher M, Davenport AJ. Avocado consumption is associated with better diet quality and nutrient intake, and lower metabolic syndrome risk in US adults: results from the National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) 2001-2008. Nutr J. 2013 Jan 2;12:1. doi: 10.1186/1475-2891-12-1. PMID: 23282226; PMCID: PMC3545982.
  • Ameer K. Avocado as a Major Dietary Source of Antioxidants and Its Preventive Role in Neurodegenerative Diseases. Adv Neurobiol. 2016;12:337-54. doi: 10.1007/978-3-319-28383-8_18. PMID: 27651262.

¿Podemos mejorar los hábitos alimentarios de nuestros niños?

Los hábitos alimentarios se forman durante la infancia y se consolidan en la edad adulta. Estos influyen en el desarrollo de futuras enfermedades como la diabetes, hipertensión o la enfermedad cardiovascular, entre otras. Por ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda la adquisición de unos hábitos alimentarios saludables desde edades tempranas [1-3].

En la alimentación de los niños/as tanto la familia como la comunidad educativa y el entorno juegan un papel esencial. Los niños/as tienden a reproducir las conductas alimentarias que observan en casa. Por tanto, es vital que desde el entorno familiar se fomenten buenos hábitos de consumo. Por ejemplo, se ha demostrado que cenar en familia se asocia a dietas de mayor calidad, con un mayor consumo de frutas y verduras y menos frituras, refrescos y alimentos ricos en grasas saturadas y trans [3-5].

Por otro lado, la disponibilidad y acceso a alimentos saludables en el hogar es otro factor clave en el camino hacia una dieta de calidad. Se ha observado que el consumo de frutas y verduras aumenta cuando estas están disponibles, incluso cuando la preferencia hacia ellas es baja [6].

Sin embargo, se ha observado que la gran mayoría de niños/as no cumplen las recomendaciones de las guías alimentarias, consumiendo bajas cantidades de pescado, frutas, verduras y alimentos ricos en fibra; y altas cantidades de alimentos ricos en azúcar y grasas saturadas. Un reciente estudio de alimentación llevado a cabo en escolares navarros (estudio ALINFA), mostró al evaluar la calidad de la dieta mediante el cuestionario validado KIDMED index, que el 58% o bien presentaba una dieta de calidad baja o necesitaba mejorar su patrón de alimentación, necesitando aumentar el consumo de frutas, verduras, lácteos y frutos secos y reducir el de bollería industrial.

Imagen de Pixabay

No debemos olvidar que además de seguir una dieta adecuada, es importante también la práctica de ejercicio físico. El objetivo de salud a alcanzar debería ser un estilo de vida activo y saludable. En este grupo de población es indispensable controlar el tiempo de pantalla (ordenador, videojuegos…).

En este contexto, se están desarrollado distintos estudios para mejorar la calidad de la dieta de la población infantil, y aunque queda mucho por hacer, los resultados parecen ser prometedores. Algunas de estas intervenciones nutricionales además produjeron reducciones en peso, circunferencia de la cintura y grasa corporal en población escolar. Por tanto, podemos concluir que mejorar la alimentación de los niños/as, y consecuentemente su estado nutricional, es posible [7-10].

Para finalizar, os dejamos algunas claves para favorecer la consecución de un buen estado nutricional y por tanto una mejor salud en nuestros niños:

  1. Seguir una alimentación variada y equilibrada que incluya todos los grupos básicos de alimentos
  2. Exposición repetida a todos a los grupos de alimentos de interés, atendiendo a la conformación del gusto.
  3. Predicar con el ejemplo: toda la familia debe consumir los mismos alimentos y siempre que sea posible juntos.
  4. Aumentar o reducir el acceso a alimentos en función de si son saludables o no.
  5. Evitar el entorno obesogénico, reduciendo el tiempo de pantallas y fomentando la práctica de actividad física.

Referencias:

  1. Shrestha, R.; Copenhaver, M. Long-Term Effects of Childhood Risk Factors on Cardiovascular Health During Adulthood. Clin. Med. Rev. Vasc. Heal. 2015, 7, 1–5, doi:10.4137/cmrvh.s29964.
  2. Mikkilä, V.; Räsänen, L.; Raitakari, O.T.; Pietinen, P.; Viikari, J. Longitudinal changes in diet from childhood into adulthood with respect to risk of cardiovascular diseases: The Cardiovascular Risk in Young Finns Study. Eur. J. Clin. Nutr. 2004, 58, 1038–1045, doi:10.1038/sj.ejcn.1601929.
  3. Centers for Disease Control and Prevention School health guidelines to promote healthy eating and physical activity. MMWR 2011, 60, 1–76
  4. , E.; Vander Ploeg, K.; Chu, Y.; Storey, K.; Veugelers, P. The influence of parental encouragement and caring about healthy eating on children’s diet quality and body weights. Public Health Nutr. 2016, 19, 822–829, doi:10.1017/S1368980015002049.
  5. Gillman, M.; Rifas-Shiman, S.; Frazier, A.; Rockett, H.; Camargo, C.; Field, A.; Berkey, C.; Colditz, G. Family dinner and diet quality among older children and adolescents. Arch. Fam. Med. 2000, 9, 235–240, doi:10.1001/ARCHFAMI.9.3.235.
  6. Story, M.; Kaphingst, K.; Robinson-O’Brien, R.; Glanz, K. Creating healthy food and eating environments: policy and environmental approaches. Annu. Rev. Public Health 2008, 29, 253–272, doi:10.1146/ANNUREV.PUBLHEALTH.29.020907.090926.
  7. Bartelink, N.H.M.; van Assema, P.; Kremers, S.P.J.; Savelberg, H.H.C.M.; Oosterhoff, M.; Willeboordse, M.; Van Schayck, O.C.P.; Winkens, B.; Jansen, M.W.J. One- and two-year effects of the healthy primary school of the future on children’s dietary and physical activity behaviours: A quasi-experimental study. Nutrients 2019, 11, doi:10.3390/nu11030689.
  8. Andueza, N.; Navas-Carretero, S.; Cuervo, M. Effectiveness of nutritional strategies on improving the quality of diet of children from 6 to 12 years old: a systematic review. Nutrients 2022, 15, 14(2), 372. doi: 10.3390/nu14020372.
  9. Vik, F.N.; Heslien, K.E.P.; Van Lippevelde, W.; Øverby, N.C. Effect of a free healthy school meal on fruit, vegetables and unhealthy snacks intake in Norwegian 10- To 12-year-old children. BMC Public Health 2020, 20, doi:10.1186/s12889-020-09470-2.
  10. Li, B.; Pallan, M.; Liu, W.J.; Hemming, K.; Frew, E.; Lin, R.; Liu, W.; Martin, J.; Zanganeh, M.; Hurley, K.; et al. The CHIRPY DRAGON intervention in preventing obesity in Chinese primaryschool-aged children: A cluster-randomised controlled trial. PLoS Med. 2019, 16, doi:10.1371/journal.pmed.1002971.

Por Naroa Andueza, Graduada en Nutrición Humana y Dietética y Doctoranda del PD Alimentación, Fisiología y Salud.

Desarrollo de bebidas fruitivas (bebida de cola, café y cerveza) para personas con disfagia.

La disfagia es la dificultad para tragar, que entorpece el paso de alimentos sólidos o líquidos desde la boca hasta el estómago. La disfagia puede aparecer como consecuencia del envejecimiento natural o de determinadas enfermedades que, a su vez, son más frecuentes en el adulto mayor como Alzheimer, Parkinson, demencias o accidentes cerebrovasculares.

Nuestro grupo de investigación, en el contexto de un proyecto financiado por el Gobierno de Navarra (Nutri+), ha trabajado en distintas propuestas para adaptar la textura de bebidas habitualmente asociadas al ocio, que proporcionan placer al consumidor y que, por su naturaleza líquida, no pueden ser ingeridos por personas con disfagia.

Imagen de Pixabay

En concreto, se han desarrollado unas bebidas texturizadas a base de refresco de cola (sin azúcar ni cafeína), de cerveza (sin alcohol) y de café descafeinado.  Todos ellos fueron reformulados para darles un valor nutricional adicional enriqueciéndolos con fibra y/o proteínas para que puedan contribuir a cubrir alguna de las deficiencias nutricionales detectadas en estos colectivos.

  • En el caso del refresco de cola se obtuvo un producto con consistencia de néctar, adecuada para disfagia a líquidos leve y/o moderada y que se puede tomar con pajita. El refresco gracias a su formulación podría ostentar las declaraciones de “Bajo valor energético”, “Bajo contenido en azúcares” y “Alto contenido de fibra”.
  • La cerveza presenta también consistencia de néctar y se le podrían aplicar las declaraciones de “Bajo contenido en azúcares” y “Alto contenido de fibra”.
  • El café posee consistencia tipo miel y es susceptible de las declaraciones “Alto contenido de fibra” y “Alto contenido de proteínas”

Los tres productos presentan propiedades de sabor y color similar a los productos originales, muy gratificantes desde el punto de vista sensorial.

Maria Cartagena. Técnico de Investigación. Departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología (CAF). Facultad de Farmacia y Nutrición, Universidad de Navarra.

Diana Ansorena. Catedrática de Nutrición y Bromatología. Departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología (CAF). Facultad de Farmacia y Nutrición, Universidad de Navarra.

Iciar Astiasarán. Catedrática de Nutrición y Bromatología. Departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología (CAF). Facultad de Farmacia y Nutrición, Universidad de Navarra.

¿La salud cardiovascular es el reflejo de lo que comemos?

Según la OMS en el año 2019 las enfermedades cardiovasculares (ECV) fueron la principal causa de muerte en el mundo, afectando en Europa a 2,2 millones de mujeres y 1,9 millones de hombres. Estas cifras representan un problema de salud mundial y ponen en alerta la necesidad de estrategias que ayuden a disminuir estas cifras (https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/cardiovascular-diseases-(cvds)

Pero, ¿Cuáles son los factores de riesgo para desencadenar estas enfermedades?

Existen varios factores de riesgo modificables que estarían relacionados con la aparición de las ECV, entre los que figura el: consumo del tabaco, el consumo de alcohol, la inactividad física, horas de sueño inadecuado y principalmente una alimentación poca saludable. (https://newsroom.heart.org/news/la-american-heart-association-agrega-el-sueno-a-la-lista-de-salud-cardiovascular)

Imagen de Pixabay

¿Qué entendemos por dieta saludable?

La dieta es un determinante importante de la salud y la esperanza de vida. Una dieta saludable debe incluir por un lado, cantidades y proporciones apropiadas de ingesta de nutrientes principalmente frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y pescado, y por otro, limitar el consumo de productos lácteos enteros, carnes rojas, carnes procesadas y azúcares.

Imagen de Pixabay

En las últimas décadas la dieta para la prevención de las ECV tradicionalmente se centra en un consumo bajo de grasas, principalmente los ácidos grasos saturados y el colesterol, mientras que promueven el consumo de ácidos grasos insaturados y ácidos grasos poliinsaturados que son considerados como grasas saludables y que aportan beneficios a la salud cardiovascular.

El Proyecto SUN de la Universidad de Navarra  (https://www.unav.edu/web/departamento-de-medicina-preventiva-y-salud-publica/proyecto-sun) ha publicado recientemente un estudio, que ha evaluado la asociación entre un índice que mide la calidad global de los macronutrientes (carbohidratos lípidos y proteínas) ingeridos y el riesgo de ECV, en 18.418 adultos españoles de mediana edad que han sido seguidos con continuidad durante más de 14 años de media.  (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35597843/)

El principal hallazgo encontrado en esta investigación fue la asociación inversa entre la calidad de los macronutrientes y la aparición de ECV. Así, los participantes con mayor puntuación en el índice de calidad de macronutrientes mostraron menor riesgo de sufrir un evento cardiovascular (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte cardiovascular) que aquellos con menor puntuación en dicho score.

Esto gracias a que mantuvieron una dieta más saludable a lo largo de los años con mayor ingesta de verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, pescados, carnes blancas, lácteos desnatados, frutos secos, aceite de oliva, ácidos grasos poliinsaturados y fibra, al ser unos grupos de alimentos que contienen una alta densidad nutricional y además, contienen compuestos bioactivos como flavonoides, polifenoles y oleocantal que confieren efectos cardioprotectores.

De hecho, en este estudio, una mayor calidad de los macronutrientes junto con una mayor adherencia a la Dieta Mediterránea o la Dieta provegetariana, también se asoció con un menor riesgo de ECV.

Intoxicaciones alimentarias

Las intoxicaciones alimentarias son aquellas enfermedades de transmisión alimentaria que se producen por la ingestión de alimentos con presencia de gérmenes, patógenos o toxinas. Son uno de los principales motivos de visitas a hospitales, sobre todo en el verano, ya que el aumento de la temperatura junto a otros factores como una inadecuada manipulación o conservación de los alimentos, favorece el desarrollo de microorganismos y por lo tanto, el riesgo  de contaminación. Las toxi-infecciones más comunes son las gastroenteritis, salmonelosis, botulismo o anisakis, entre otras.

Polina Zimmerman

¿Cómo prevenir las intoxicaciones alimentarias en verano?

1. Consumir alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente. No consumir por ejemplo leche cruda. Las carnes, pescados o productos de repostería deben conservarse refrigerados o congelados, evitando romper la cadena de frío.

2. Cocinar correctamente los alimentos. Los microorganismos pueden ser destruidos por el calor, por lo que en el cocinado someter al alimento mínimo a una temperatura de 70ºC en el centro del producto. 

3. Consumir los alimentos inmediatamente después de ser cocinados. No dejar los alimentos cocinados a temperatura ambiente durante largos períodos de tiempo. 

4. Un alimento cocinado, es un alimento higienizado. Los alimentos que sobran pueden guardarse manteniendo una temperatura por encima de 60ºC o por debajo de 5 ºC.

Buenosia Carol

5. Calentar suficientemente los alimentos cocinados para su conservación o si son alimentos que no pueden ser sometidos al calor, deben ser refrigerados rápidamente, ya que un alimento cocinado puede contaminarse por contacto con alimentos crudos u objetos que hayan estado en contacto con ese alimento crudo.

6. Usar papel de cocina en lugar de trapo de cocina o bayeta.

7. Asegurar una correcta higiene de la persona que va a manipular los alimentos y una limpieza adecuada en todas las superficies de la cocina. Manos limpias, desinfección de cocina diaria y almacenar la basura en recipientes lisos, lavables y cerrados y que éstos no se encuentren cerca de los alimentos.

8. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales de compañía, ya que pueden ser portadores de patógenos y parásitos.

9. Utilizar exclusivamente agua potable. No se debe beber ni usar agua procedente de pozos que no esté potabilizada.

10. No consumir alimentos perecederos que estén expuestos a temperatura ambiente.

Ana Luz Tobaruela, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias bibliográficas

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición [Internet]. Madrid. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar. [Actualizado 1 Abril 2020; Consultado 1 Junio 2020]. Noticias y actualizaciones. Prevenir intoxicaciones en verano. Disponible en: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/noticias_y_actualizaciones/temas_de_interes/campania_verano.htm

Desmontando Mitos II

SEGUNDA PARTE

“Los huevos aumentan el riesgo cardiovascular”

Falso. Los huevos son un alimento muy completo. Aportan proteínas de calidad, vitaminas y minerales. Trabajos como el de Drouin-Chartier y col (2020) demuestran que el consumo de un huevo al día en el contexto de una dieta saludable no es perjudicial para la salud.

“Los alimentos congelados tienen menos nutrientes”

Falso. Los alimentos congelados preservan su contenido en nutrientes. Por tanto, utilizar alimentos congelados también es una buena opción. Eso sí, asegúrate de mantener la cadena de frío y realizar una adecuada descongelación antes de su consumo.

“El cerebro necesita azúcar”

Falso. El cerebro lo que realmente necesita es glucosa. La glucosa la podemos obtener de alimentos saludables como frutas, verduras, cereales integrales, hortalizas, lácteos… evitando el consumo de azúcares añadidos que se encuentran en refrescos, bollería, etc.

“El agua durante las comidas engorda”

Falso. El agua no aporta calorías. Es importante hidratarse y por ello, la recomendación es tomar 1,5-2 litros de agua al día, ya sea entre o durante las comidas.

“Los alimentos light adelgazan”

Falso. Un alimento se denomina light cuando su contenido calórico es un 30% menor que el alimento de referencia. Esto no significa que su consumo sea libre, ya que en ese caso se corre el riesgo de consumir un extra de energía. Además, en muchas ocasiones los alimentos light son alimentos poco saludables.

Foto de J. Kelly Brito

Por Idoia Ibero, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Etiquetas: alimentos, mitos 

Bibliografía

Drouin-Chartier JP, Chen S, Li Y, Schwab AL, Stampfer MJ, Sacks FM, Rosner B, Willett WC, Hu FB, Bhupathiraju SN. Egg consumption and risk of cardiovascular disease: three large prospective US cohort studies, systematic review, and updated meta-analysis. BMJ. 2020 Mar 4;368:m513. doi: 10.1136/bmj.m513.

Falsos mitos – Estilos de vida saludable[Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad; s.f. [actualizado 13 febrero 2020;  consultado 6 abril 2020] Alimentación saludable. Disponible en: http://www.estilosdevidasaludable.mscbs.gob.es/alimentacionSaludable/falsosMitos/home.htm

Murillo-Godínez G, Pérez-Escamilla LM. Los mitos alimentarios y su efecto en la salud humana. Med Int Méx. 2017;33(3):392-402.

Por Idoia Ibero, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra

Etiquetas: alimentos, mitos 

Bibliografía

Drouin-Chartier JP, Chen S, Li Y, Schwab AL, Stampfer MJ, Sacks FM, Rosner B, Willett WC, Hu FB, Bhupathiraju SN. Egg consumption and risk of cardiovascular disease: three large prospective US cohort studies, systematic review, and updated meta-analysis. BMJ. 2020 Mar 4;368:m513. doi: 10.1136/bmj.m513.

Falsos mitos – Estilos de vida saludable[Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad; s.f. [actualizado 13 febrero 2020;  consultado 6 abril 2020] Alimentación saludable. Disponible en: http://www.estilosdevidasaludable.mscbs.gob.es/alimentacionSaludable/falsosMitos/home.htm

Murillo-Godínez G, Pérez-Escamilla LM. Los mitos alimentarios y su efecto en la salud humana. Med Int Méx. 2017;33(3):392-402.

 

Desmontando Mitos I

PRIMERA PARTE

Hoy en día todo el mundo opina sobre alimentación y en muchas ocasiones la información no es correcta. En este post vamos a desmontar creencias sin base científica acerca de las frutas.

“Batidos detox para depurar”

Falso. No es necesario tomarse ningún batido detox para depurar o limpiar nuestro organismo. Para realizar esa función contamos con el hígado y los riñones.

“El plátano engorda”

Falso. En realidad, ningún alimento engorda por sí solo. El plátano es una fruta que aporta aproximadamente 90 kcal en 100 gramos, mientras que por ejemplo la manzana aporta 52 kcal en 100 g. No obstante, un plátano con cáscara pesa 150-200 gramos y una manzana 250-300 gramos. Si hacemos cálculos cada porción comestible aporta la misma energía. 

“Agua con limón en ayunas”

No es ni bueno ni malo. Aunque se le han atribuido muchas propiedades (adelgaza, desintoxica, mejora la inmunidad, mejora la digestión…) simplemente es agua con limón. Si lo tomas, hazlo porque te gusta y te sienta bien. Debes tener en cuenta que puede contribuir al deterioro del esmalte dental.

“La fruta de postre engorda”

Falso. La fruta es un alimento saludable en cualquier momento del día, y aporta las mismas calorías independientemente del momento en el que se consuma. A algunas personas les puede ser útil tomar la fruta antes de las comidas para saciarse y comer menos durante la misma, lo cual no significa que la fruta de postre engorde.

“El zumo de naranja es lo mismo que comerse una naranja entera”

Falso. El zumo de naranja pierde toda la fibra de la fruta. Sin embargo, la naranja entera contiene fibra que ayuda a reducir la velocidad de absorción de los azúcares simples de la fruta, además de aportar todos los beneficios adicionales de la fibra. Por otro lado, un zumo de naranja contiene 2-3 naranjas, mientras que si se consume la pieza entera, con una será más que suficiente.

Por Idoia Ibero, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

¿Pueden los alimentos ser una vía de transmisión del virus?

Una de las dudas recurrentes en estos días es la relativa a la posibilidad de contagio del COVID-19 a través de los alimentos. La información disponible en la actualidad, permite establecer claramente el contagio de este virus de persona a persona pero 

¿pueden los alimentos ser una vía de transmisión del virus?

Desde organismos oficiales como la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) se señala que “Actualmente no hay evidencia de que los alimentos sean una fuente probable o vía de transmisión del virus”. Hasta el momento, no se dispone de información que haya demostrado la infección del COVID-19 a través del consumo de alimentos por lo que se considera que la infección a través de los alimentos es poco probable.

Sin embargo, la transmisión a través de superficies que hayan sido contaminadas con el virus, podría en algún caso llegar a producirse por contagio indirecto. Este riesgo de contagio solo es probable que ocurra durante un corto período de tiempo después de la contaminación, debido a la estabilidad relativamente baja de los coronavirus en el medio ambiente. 

Así, la recomendación es ser muy estrictos con las medidas de prevención generales personales tanto en sanos como infectados por el virus y poner una especial atención en la higiene y manipulación de alimentos y sus envases sobre todo respecto al lavado las manos; mantenimiento de una adecuada limpieza de los alimentos, utensilios y lugar donde se manipularán y cocinarán; alcanzar temperaturas de 75ºC en el centro del alimento en el cocinado y recalentamiento; y, evitar la contaminación cruzada entre alimentos.

Por Iosune Zubieta, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Etiquetas

Coronavirus, contagio, alimentos

Referencias

  • Kampf G,. Todt D, Pfaender S, Steinman E. Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents. Review. Journal of Hospital Infection:2020;104 (3): 246-251.https://doi.org/10.1016/j.jhin.2020.01.022


Academia Española de Nutrición y Dietética, Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas (17-03-2020). Recomendaciones de alimentación y nutrición para la población española ante la crisis. 2020;1–21. Disponible en: https://academianutricionydietetica.org/NOTICIAS/alimentacioncoronavirus.pdf