Saltar al contenido

Etiqueta: EHGNA

Enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico (EHGNA)

La semana pasada os hablamos sobre la enfermedad de Hígado Graso No Alcohólico con motivo del Seminario celebrado en la Universidad de Navarra sobre este tema. Hoy queremos profundizar más en esta enfermedad silenciosa, desde el punto de vista de la prevención.

PREVENCIÓN DE LA EHGNA

La pérdida de peso y la actividad física constituyen la primera línea de abordaje frente a la EHGNA. Su prevención se basa, por tanto, en la modificación del estilo de vida.

Los cambios en la alimentación y la actividad física deben ser realizados de manera gradual y controlada, con el propósito de lograr una pérdida de peso saludable y duradera.

Indicamos a continuación las claves para la prevención de EHGNA en adultos.

Puntos clave en la prevención de la EHGNA

  1. Cuidar el tipo de alimentos a consumir
  2. Utilizar formas de cocinado sencillas y saludables
  3. Ajustar las cantidades de los alimentos
  4. Llevar una vida activa

Tipo de alimentos

Optar por alimentos frescos, poco procesados, de temporada y proximidad.

Incluir alimentos bajos en azúcares sencillos (especialmente fructosa), bajos en grasa saturada y sal.

Elegir alimentos vegetales variados como frutas, legumbres, frutos secos, verduras, hortalizas, cereales y sus derivados integrales.

Mejor el consumo de pescado frente a carnes; incluir lácteos y derivados desnatados; aceite de oliva virgen extra y eliminar el consumo de alcohol como puntos más determinantes.

Modo de preparación de los alimentos

Emplear formas de cocinado sencillas que aporten nada o muy poca grasa a los alimentos como son vapor, hervido, escalfado, plancha, horno, parrilla, papillote, rehogado con poco aceite, microondas y wok. Limitar por tanto fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados. Conviene utilizar sartenes y cazuelas antiadherentes para cocinar.

Cantidades

Adecuar las cantidades de alimento a consumir a nuestras necesidades individuales con el propósito de lograr o mantener un peso corporal saludable. De manera general, adaptarnos a las cantidades orientativas para población adulta e ir ajustándolas según nuestra respuesta.

Vida activa

Reducir el sedentarismo y mantener la práctica de actividad física de manera habitual. Lo más indicado será realizar ejercicio aeróbico como: caminar rápido, trotar suavemente, bicicleta, patinar, bailar, elíptica, etc. 3 a 5 veces por semana con una duración de unos 30 minutos. En el caso de pérdida de peso, se recomienda incrementar la duración hasta 60 minutos.

Iosune Zubieta, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra (CIN).

BIBLIOGRAFÍA

  • Aller R, Fernández-Rodríguez C, lo Iacono O, Bañares R, Abad J, Carrión JA, et al. Consensus document. Management of non-alcoholic fatty liver disease (NAFLD). Clinical practice guideline. Gastroenterol Hepatol. 2018;41(5):328–49.

Hígado graso no alcohólico

La enfermedad del hígado graso no alcohólico, asociada a la obesidad y la diabetes, afecta actualmente a 9 millones de españoles, de los cuales, 1,1 millones es posible que desarrollen otras complicaciones más graves como la cirrosis no alcohólica. Hoy en día no existe un tratamiento farmacológico específico para dicha enfermedad, salvo la recomendación de pérdida de peso. Además, es la principal causa de trasplante de hígado, superando a la hepatitis y a la hepatopatía alcohólica. Dadas las dificultades para su diagnóstico, es necesario desarrollar diferentes métodos para identificar la dolencia y poder actuar con una mayor precisión y rapidez.

Imagen de zachvanstone8 en Pixabay (Liver)

PROYECTO EHGNA

El Centro de Investigación en Nutrición (CIN) participa en el proyecto denominado EHGNA junto con el Cima y la Universidad Pública de Navarra. Financiado por el Gobierno de Navarra, tiene como objetivo abrir una posible vía no invasiva de identificación y sub-diagnóstico para la enfermedad del hígado graso no alcohólico. La duración estimada el proyecto es de dos años.

Nos amplía la información Itziar Abete, investigadora del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra y directora del proyecto:

“La idea es utilizar muestras y datos de un proyecto previo llevado a cabo en gente que presentaba la enfermedad y que se sometieron a un tratamiento nutricional personalizado a largo plazo (24 meses), y comparar toda esa información con muestras de participantes controles que no presentan la enfermedad» señala. “Además, se va a aplicar inteligencia artificial para integrar y combinar toda la información obtenida a partir de técnicas más novedosas (ómicas) con marcadores específicos indicadores de fases más avanzadas de la enfermedad (fibrogénicos, carcinogénicos), con información procedente de imágenes (RMN), información antropométrica y bioquímica, obteniendo así un conocimiento más exacto del contexto de la enfermedad, la fase de desarrollo de la misma y su respuesta al tratamiento nutricional”.

La combinación de información que proceda tanto de la metodología habitual como de la más avanzada permitiría un diagnóstico alternativo y de una mayor precisión que el realizado hasta ahora por una biopsia. “Se podrá seguir de forma más precisa el estado de la enfermedad y su evolución, potenciando el diagnóstico precoz de pacientes que en la actualidad pasan desapercibidos y reviniendo la evolución de la enfermedad hacia situaciones irreversibles”, añade la Dra. Abete.

PROYECTO MICROLIVER

Otro de los proyectos logrados por el CIN, en colaboración también con la Universidad Pública de Navarra, TECNUN y CIMALAB atiende al nombre de MICROLIVER. En este caso, el trabajo se centrará en el diseño de un dispositivo biomédico tipo cápsula que permita la recogida de muestra intestinal, en diferentes zonas del sistema digestivo, para el estudio de la flora intestinal (microbioma).

La información ayudará a tratar enfermedades relacionadas con la microbiota, en particular el hígado graso no alcohólico. Un objetivo adicional de este proyecto es desarrollar nuevas terapias para esta enfermedad mediante la administración de probióticos encapsulados.

La investigación está financiada por el Departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital del Gobierno de Navarra, dentro del apartado de Ayudas a Centros tecnológicos y Organismos de investigación para la realización de proyectos de I+D colaborativos.

Su investigador principal es Fermín Milagro, Director de la Línea de Nutriómica y Biomarcadores del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.