Saltar al contenido

Etiqueta: estudios de investigación

Edulcorantes I

PRIMERA PARTE

EDULCORANTES NO CALÓRICOS

Según la Real Academia Española, la palabra “edulcorante” significa “sustancia que edulcora los alimentos o medicamentos e incluye tanto el azúcar y variantes (ej. fructosa), los cuales aportan calorías, así como los sustitutos del azúcar que no aportan calorías o aportan una cantidad insignificante”. Los sustitutos del azúcar también conocidos como edulcorantes no calóricos o simplemente “edulcorantes”, pueden ser de origen artificial (sintetizados en el laboratorio), como el aspartamo, la sacarina o el ciclamato; o de origen natural, como la stevia. 

También existen los “alcoholes del azúcar”, como el xilitol o manitol, que proporcionan dulzor con menos calorías que el azúcar (2 en lugar de 4 kcal, por cada gramo).

Los edulcorantes han ido tomando terreno en el ámbito de las dietas para pérdida de peso y dietas para la diabetes, ya que al no aportar calorías y tener un mayor poder endulzante que la sacarosa (azúcar), pueden resultar de utilidad en la adhesión a la dieta y por tanto, ayudar tanto en el control del peso como en el control de la glucosa en sangre. Al no contener azúcar, los productos con edulcorantes se consideran también menos dañinos para el esmalte dental al no inducir caries.

¿Es segura la ingesta de edulcorantes artificiales?

En las últimas décadas, varios estudios han hecho dudar sobre si el consumo de ciertos edulcorantes artificiales, presenta algún riesgo sobre la salud. 

Algunos de estos estudios, analizaron el efecto de altas dosis de sacarina en ratas tras una exposición de año y medio. Sólo uno de estos estudios reportó un aumento significativo de cáncer de vejiga. Sin embargo, tiempo después se pudo comprobar que el metabolismo de la sacarina es específico de la especie y que los tumores de vejiga vistos en las ratas se debían a un mecanismo no aplicable en humanos, por lo que la sacarina no se considera carcinogénica a día de hoy. Asimismo se ha demostrado que el consumo de sacarina tampoco da lugar a litiasis (formación de cálculos) en los seres humanos. 

Otros muchos estudios realizados hasta la fecha, pretendieron demostrar la asociación entre diversos tipos de cánceres y el consumo de distintos tipos de edulcorantes artificiales, como el aspartamo, acesulfamo potásico o el ciclamato de sodio entre otros. Dichos estudios revelaron que no existe relación entre el consumo de edulcorantes y el desarrollo de cáncer, por lo que estos edulcorantes están en el presente aprobados para consumo humano en las dosis recomendadas por las agencias de seguridad alimentaria tanto Europea como Americana. Este uso incluye su adición como ingrediente en productos alimentarios para la población sana en general, excepto alimentos para bebés y niños pequeños, debido a sus requisitos nutricionales especiales.

De todas formas, es cierto que hay nuevos edulcorantes de los cuales se tiene menos información, pero se puede confiar que para los aprobados para el consumo humano, en las dosis adecuadas y en ausencia de enfermedades metabólicas específicas, su uso no implica riesgos para la salud.

María Hernández, Idoia Ibero, Gabriele Castelnuovo y Eva Almirón. Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra.

Referencias

  • Ashwell M, Gibson S, Bellisle F, Buttriss J, Drewnowski A, Fantino M, Gallagher AM, De Graaf K, Goscinny S, Hardman CA, Laviada-Molina H, Lopez-García R,  Magnuson B, Mellor D, Rogers PJ, Rowland I, Russell W, Sievenpiper JL and La Vecchia C. Expert consensus on low-calorie sweeteners: facts, research gaps and suggested actions. Nutrition Research Reviews (2020), 33, 145–154
  • Benton D. Can artificial sweeteners help control body weight and prevent obesity? Nutr Rev Res. 2005; 18: 63-76.
  • Bosetti C, Gallus S, Talamini R, Montella M, Franceschi S, Negri E, La Vecchia C. Artificial sweeteners and the risk of gastric, pancreatic, and endometrial cancers in Italy. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2009 ;18:2235-8. 
  • Edulcorantes no nutritivos, riesgos, apetito y ganancia de peso. Rev Chil Nutr Vol. 40, Nº3, septiembre 2013.
  • European Commission of the European Union (2020). Sugars and Sweeteners | EU Science Hub, https://ec.europa.eu/jrc/en/health-knowledge-gateway/promotion-prevention/nutrition/sugars-sweeteners, (accessed 23 September 2020).
  • June M. Chan Æ Furong Wang Æ Elizabeth A. Holl. Sweets, sweetened beverages, and risk of pancreatic cancer in a large population-based case–control study Cancer Causes Control. (2009) 20:835–846.
  • Mahfouz EM, Sadek RR, Abdel-Latief WM, Mosallem FA, Hassan EE. The role of dietary and lifestyle factors in the development of colorectal cancer: case control study in minia, Egypt. Cent Eur J Public Health 2014; 22 (4): 215–222 
  • Mattes R, Popkin B. Nonnutritive sweetener consumption in humans: effects on appetite and food intake and their putative mechanisms. Am J Clin Nutr. 2009;89:1-14. 
  • Polyák E, Gombos K, Hajnal B, Bonyár-Müller K, Szabó S, Gubicskó-Kisbenedek A, Marton K, Ember I. Effects of artificial sweeteners on body weight, food and drink intake. Acta Physiol Hung. 2010; 97:401-407.