Saltar al contenido

Etiqueta: Obesidad infantil

¿Podemos mejorar los hábitos alimentarios de nuestros niños?

Los hábitos alimentarios se forman durante la infancia y se consolidan en la edad adulta. Estos influyen en el desarrollo de futuras enfermedades como la diabetes, hipertensión o la enfermedad cardiovascular, entre otras. Por ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda la adquisición de unos hábitos alimentarios saludables desde edades tempranas [1-3].

En la alimentación de los niños/as tanto la familia como la comunidad educativa y el entorno juegan un papel esencial. Los niños/as tienden a reproducir las conductas alimentarias que observan en casa. Por tanto, es vital que desde el entorno familiar se fomenten buenos hábitos de consumo. Por ejemplo, se ha demostrado que cenar en familia se asocia a dietas de mayor calidad, con un mayor consumo de frutas y verduras y menos frituras, refrescos y alimentos ricos en grasas saturadas y trans [3-5].

Por otro lado, la disponibilidad y acceso a alimentos saludables en el hogar es otro factor clave en el camino hacia una dieta de calidad. Se ha observado que el consumo de frutas y verduras aumenta cuando estas están disponibles, incluso cuando la preferencia hacia ellas es baja [6].

Sin embargo, se ha observado que la gran mayoría de niños/as no cumplen las recomendaciones de las guías alimentarias, consumiendo bajas cantidades de pescado, frutas, verduras y alimentos ricos en fibra; y altas cantidades de alimentos ricos en azúcar y grasas saturadas. Un reciente estudio de alimentación llevado a cabo en escolares navarros (estudio ALINFA), mostró al evaluar la calidad de la dieta mediante el cuestionario validado KIDMED index, que el 58% o bien presentaba una dieta de calidad baja o necesitaba mejorar su patrón de alimentación, necesitando aumentar el consumo de frutas, verduras, lácteos y frutos secos y reducir el de bollería industrial.

Imagen de Pixabay

No debemos olvidar que además de seguir una dieta adecuada, es importante también la práctica de ejercicio físico. El objetivo de salud a alcanzar debería ser un estilo de vida activo y saludable. En este grupo de población es indispensable controlar el tiempo de pantalla (ordenador, videojuegos…).

En este contexto, se están desarrollado distintos estudios para mejorar la calidad de la dieta de la población infantil, y aunque queda mucho por hacer, los resultados parecen ser prometedores. Algunas de estas intervenciones nutricionales además produjeron reducciones en peso, circunferencia de la cintura y grasa corporal en población escolar. Por tanto, podemos concluir que mejorar la alimentación de los niños/as, y consecuentemente su estado nutricional, es posible [7-10].

Para finalizar, os dejamos algunas claves para favorecer la consecución de un buen estado nutricional y por tanto una mejor salud en nuestros niños:

  1. Seguir una alimentación variada y equilibrada que incluya todos los grupos básicos de alimentos
  2. Exposición repetida a todos a los grupos de alimentos de interés, atendiendo a la conformación del gusto.
  3. Predicar con el ejemplo: toda la familia debe consumir los mismos alimentos y siempre que sea posible juntos.
  4. Aumentar o reducir el acceso a alimentos en función de si son saludables o no.
  5. Evitar el entorno obesogénico, reduciendo el tiempo de pantallas y fomentando la práctica de actividad física.

Referencias:

  1. Shrestha, R.; Copenhaver, M. Long-Term Effects of Childhood Risk Factors on Cardiovascular Health During Adulthood. Clin. Med. Rev. Vasc. Heal. 2015, 7, 1–5, doi:10.4137/cmrvh.s29964.
  2. Mikkilä, V.; Räsänen, L.; Raitakari, O.T.; Pietinen, P.; Viikari, J. Longitudinal changes in diet from childhood into adulthood with respect to risk of cardiovascular diseases: The Cardiovascular Risk in Young Finns Study. Eur. J. Clin. Nutr. 2004, 58, 1038–1045, doi:10.1038/sj.ejcn.1601929.
  3. Centers for Disease Control and Prevention School health guidelines to promote healthy eating and physical activity. MMWR 2011, 60, 1–76
  4. , E.; Vander Ploeg, K.; Chu, Y.; Storey, K.; Veugelers, P. The influence of parental encouragement and caring about healthy eating on children’s diet quality and body weights. Public Health Nutr. 2016, 19, 822–829, doi:10.1017/S1368980015002049.
  5. Gillman, M.; Rifas-Shiman, S.; Frazier, A.; Rockett, H.; Camargo, C.; Field, A.; Berkey, C.; Colditz, G. Family dinner and diet quality among older children and adolescents. Arch. Fam. Med. 2000, 9, 235–240, doi:10.1001/ARCHFAMI.9.3.235.
  6. Story, M.; Kaphingst, K.; Robinson-O’Brien, R.; Glanz, K. Creating healthy food and eating environments: policy and environmental approaches. Annu. Rev. Public Health 2008, 29, 253–272, doi:10.1146/ANNUREV.PUBLHEALTH.29.020907.090926.
  7. Bartelink, N.H.M.; van Assema, P.; Kremers, S.P.J.; Savelberg, H.H.C.M.; Oosterhoff, M.; Willeboordse, M.; Van Schayck, O.C.P.; Winkens, B.; Jansen, M.W.J. One- and two-year effects of the healthy primary school of the future on children’s dietary and physical activity behaviours: A quasi-experimental study. Nutrients 2019, 11, doi:10.3390/nu11030689.
  8. Andueza, N.; Navas-Carretero, S.; Cuervo, M. Effectiveness of nutritional strategies on improving the quality of diet of children from 6 to 12 years old: a systematic review. Nutrients 2022, 15, 14(2), 372. doi: 10.3390/nu14020372.
  9. Vik, F.N.; Heslien, K.E.P.; Van Lippevelde, W.; Øverby, N.C. Effect of a free healthy school meal on fruit, vegetables and unhealthy snacks intake in Norwegian 10- To 12-year-old children. BMC Public Health 2020, 20, doi:10.1186/s12889-020-09470-2.
  10. Li, B.; Pallan, M.; Liu, W.J.; Hemming, K.; Frew, E.; Lin, R.; Liu, W.; Martin, J.; Zanganeh, M.; Hurley, K.; et al. The CHIRPY DRAGON intervention in preventing obesity in Chinese primaryschool-aged children: A cluster-randomised controlled trial. PLoS Med. 2019, 16, doi:10.1371/journal.pmed.1002971.

Por Naroa Andueza, Graduada en Nutrición Humana y Dietética y Doctoranda del PD Alimentación, Fisiología y Salud.

Obesidad Infantil

2ª PARTE

La obesidad infantil se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública tanto en nuestro país como a nivel mundial. Junto con el sobrepeso, la obesidad está ligada al desarrollo de diversas enfermedades como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, tanto en la infancia como posteriormente en la edad adulta. En este sentido, es primordial atajar el problema desde edades tempranas, consiguiendo ya desde la niñez un peso adecuado, para mantener un óptimo estado de salud. 

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), siguiendo la iniciativa de la OMS, comenzó en 2011 y de forma periódica hasta el 2019 con el Estudio ALADINO. Este es un estudio descriptivo transversal realizado con 16.665 escolares de entre 6 y 9 años de edad, recogiendo medidas antropométricas de forma directa y otros datos referentes a factores familiares, ambientales y de estilos de vida a través de cuestionarios. Este estudio es uno de los más completos desarrollados en la Región Europea de la OMS (COSI Euro OMS) y es considerado un estudio de referencia tanto a nivel nacional como internacional.

Tras las 4 ediciones que se han realizado desde 2011, hasta la última en 2019, se puede afirmar que en España las cifras de sobrepeso y obesidad son altas, aunque cabe destacar que desde el 2011 han ido disminuyendo (aunque con menor intensidad en los últimos años). Esta tendencia a la baja, es un dato muy significativo si se tienen en cuenta las acciones que desde la AESAN se vienen realizando en los últimos años para prevenir la obesidad desde la edad infantil. Este dato es muy alentador y anima a seguir tomando medidas y políticas que ayuden a continuar con este descenso, en la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en nuestro país.

Datos relevantes que muestra el Estudio ALADINO

  • Hábitos alimentarios
  • El 80,6% de los escolares desayunan todos o casi todos los días algo más que un vaso de leche o un zumo, aunque este porcentaje es mayor en niños con normopeso.
  • Un 68% de los escolares toma fruta todos o casi todos los días y un 44,9% verdura, aunque estos porcentajes son menores en los niños con obesidad.
  • Un 25,3% de los escolares toma todos los días galletas, bollería o pasteles.
  • Un 9,7% de los escolares tiene una dieta de muy baja calidad, mientras que un 76,2 % de los escolares necesita mejorar la calidad de su dieta y solo un 14,1 % sigue una dieta mediterránea óptima.
  • Actividad física, sedentarismo y hábitos de sueño 
  • El porcentaje de niños (75,9 %) inscritos a actividades extraescolares deportivas es mayor que el de niñas (72,0 %), siendo también inferior en los escolares con obesidad respecto al resto de escolares.
  • Un 6,6% de los escolares pasa 3 o más horas entre semana delante de pantallas electrónicas (televisión, consola, tablet, ordenador) mientras que este porcentaje asciende al 39,2 % durante los fines de semana.
  • El 97,3 % de los escolares duermen 9 o más horas diarias y un 61,8 % duermen 10 o más horas.

Entorno escolar 

  • El 90,2% de los centros de educación primaria incluyen educación nutricional en su programa y el 99,2% educación física. 
  • En todos los cursos de 1 a 4º de educación primaria, más del 90% de los centros organiza alguna iniciativa para promover un estilo de vida saludable, y el 91,6% están libres de publicidad de alimentos y bebidas con alto contenido energético y pobres en nutrientes. 

Percepción de los progenitores 

Un 88,6 % de los progenitores de los escolares con sobrepeso y un 42,7 % de los que presentan obesidad, perciben el peso de sus hijos/as como normal.

  • Características socioeconómicas del entorno familiar 

La prevalencia de obesidad es significativamente mayor en los escolares de entornos familiares con ingresos inferiores a 18.000€/anuales respecto a los de rentas superiores.

CONCLUSIÓN

Aunque la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil en España sigue siendo elevada, se observa una tendencia descendente desde 2011 y estabilización respecto a 2015. 

Existen diferencias entre los hábitos de alimentación y de actividad física en función de la situación ponderal de cada niño. En este sentido, incrementar el consumo de alimentos saludables, disminuir el consumo de otros que no lo son (grasas y azúcares fundamentalmente), reducir el sedentarismo y aumentar la actividad física, son factores de vital importancia a tener en cuenta para mejorar. 

También se ha puesto de manifiesto que el nivel de ingresos familiar y el nivel educativo de los padres está relacionado con el estado ponderal de los hijos.

Afrontar el problema de la obesidad infantil es una importante oportunidad para reducir los efectos de enfermedades graves en el futuro, y mejorar la salud de los niños. En esta línea, gobiernos y demás instituciones tanto públicas como privadas, deben continuar trabajando para crear políticas que ayuden por ejemplo desde el núcleo familiar y desde el entorno escolar, a conseguir unos correctos hábitos alimentarios y de estilos de vida desde la infancia.

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra.

Bibliografía

Estudio sobre la Alimentación , Actividad física, Desarrollo y Obesidad Infantil en España 2019. Estudio ALADINO 2019. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/observatorio/Informe_Aladino_2019.pdf

Sobrepeso y obesidad infantiles. Organización Mundial de la Salud (OMS). Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

OBESIDAD INFANTIL

La obesidad es un importante problema de salud. Entre 1975 y 2016 la prevalencia mundial se ha casi triplicado. Un exceso de peso en la infancia y adolescencia está asociado con una mayor probabilidad de padecer exceso de peso en la edad adulta. Además, la obesidad aumenta el riesgo de sufrir otras dolencias como la diabetes tipo 2 (DT2) y enfermedades cardiovasculares (ECV), por ello reducir el peso corporal puede prevenir el desarrollo de estas enfermedades.

Mantener el equilibrio energético es crítico para lograr un peso corporal saludable. El consumo de azúcar es un componente de la dieta que ha ganado enteros, porque contribuye a la densidad energética global de las dietas y puede promover un balance energético positivo. Una recomendación habitual para reducir el consumo de azúcar y energía, es beber agua en lugar de bebidas azucaradas. Otra aproximación es elegir productos con edulcorantes y potenciadores del dulzor. Sin embargo, los efectos del consumo de alimentos y bebidas con edulcorantes y potenciadores del dulzor no están todavía siendo investigados en detalle y una dieta con alimentos edulcorados no ha sido comparada con la misma dieta sin alimentos con edulcorantes y potenciadores del dulzor. Por lo tanto, desconocemos si una de las dos dietas podría ser más eficaz. 

SWEET

Hoy queremos presentar uno de los proyectos de investigación en los que estamos trabajando: Estudio SWEET

El proyecto SWEET se inició para investigar si el consumo de productos con edulcorantes y potenciadores del dulzor aumentan el éxito del mantenimiento de peso. 

Un total de 530 participantes (aproximadamente 330 adultos entre 18 y 65 años y 200 niños entre 6 y 12 años) serán reclutados en cuatro países europeos (Dinamarca, Grecia, España y Holanda). Los participantes serán reclutados como “familias”. Una familia se define como al menos un adulto y un niño que cumplan con los criterios de inclusión y exclusión del estudio. 

La duración del estudio para cada familia es de 1 año. Este periodo de 1 año, está dividido en 2 periodos distintos:

Para los participantes Adultos, el estudio comienza con un periodo de 2 meses de pérdida intensiva de peso, seguido de 10 meses de mantenimiento del peso perdido.

Para los participantes Niños, el estudio comienza con una dieta de mantenimiento de peso durante 2 meses, seguido de una dieta de mantenimiento específica para su IMC y edad, durante 10 meses.

Durante el periodo de 10 meses de mantenimiento de peso, la familia será asignada al azar a seguir una dieta saludable bien con o sin bebidas y alimentos que contengan edulcorantes. Tanto los participantes adultos como los niños, recibirán apoyo y guía de la dietista para seguir la dieta propuesta.

¡¡¡BUSCAMOS VOLUNTARIOS!!!

El Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra (CIN) busca, para el estudio, familias donde al menos un adulto (entre 18-65 años) y un niño (6-12 años) presenten sobrepeso u obesidad.  

Para participar, puedes ponerte en contacto a través del correo electrónico: voluntariosnut@unav.es, indicando en el asunto: Estudio SWEET

En el siguiente enlace encontrarás toda la información disponible sobre éste y otros estudios sobre los que investigamos actualmente.

https://www.unav.edu/web/centro-de-investigacion-en-nutricion/conocenos/voluntarios

María Hernández, Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra (CIN)

Coral study

Como ya os hemos contando en otras entradas, desde el Centro de Investigación en Nutrición (CIN) de la Universidad de Navarra, realizamos diferentes estudios sobre nutrición, salud y obesidad. Hoy os explicaremos un trabajo que estamos realizando con niños titulado: CORAL Study.

La obesidad infantil es un problema importante de salud pública a nivel mundial. Los últimos datos nos muestran que, en España, el 35% de los niños tienen un exceso de grasa corporal.

Este estudio tiene como objetivo analizar un grupo de niños de 3 a 6 años, para poder, posteriormente, realizar medidas anuales e intentar determinar los factores de riesgo de obesidad infanto‐juvenil. Estudiamos la exposición o no de estos sujetos a un factor y observamos si causan obesidad o alguna enfermedad relacionada.

Se invita a participar a cualquier niño o niña de Navarra para investigar las posibles asociaciones entre los estilos de vida y el riesgo de desarrollar obesidad y sus comorbilidades, de forma totalmente voluntaria y gratuita.

En el caso de estar interesado en que tu hijo/a participe, puedes cumplimentar el cuestionario de inclusión, que recogerá tus datos básicos, pinchando en el siguiente enlace:

CUESTIONARIO DE INCLUSIÓN

El personal investigador contactará con vosotros una vez registrada la información.

Fases del estudio:

Se realizarán 2 únicas visitas con los padres/madres/tutores de los niños y niñas en las instalaciones de la Universidad de Navarra. Durante el estudio se realizarán diferentes pruebas, sin coste para el participante, en la Universidad de Navarra.

Para resolver cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros en bdecuevilla@unav.es, o a través del teléfono/WhatsApp: 646 60 56 78. También adjuntamos los enlaces de una entrevista concedida por la investigadora del CIN, Begoña de Cuevillas, a Padres Formados.

¡Esperamos que os resulte de interés!

https://youtu.be/uT35bF6DNxw

https://www.unav.edu/web/centro-de-investigacion-en-nutricion/conocenos/voluntarios