Saltar al contenido

Producción masiva de batas sanitarias a manos de 34 voluntarios de Tantaka.

Batas confeccionadas por voluntarias de Tantaka

Como muchos sabréis, hacer voluntariado la gran mayoría de las veces es más gratificante para el que lo realiza que para el que recibe el tiempo de otra persona.

Un total de 34 voluntarios coordinados por Tantaka, han dedicado su tiempo y su trabajo en la confección de batas sanitarias para hospitales y centros de salud. Vinkova ha sido la empresa que ha facilitado el material, el transporte y la gestión.

Es por ello que queremos compartir con todos vosotros algunos de los testimonios que nos han hecho llegar estas voluntarias.

Y, por supuesto, agradecerles su tiempo, su alegría y su entrega en estas semanas tan complicadas.

¡Juntos venceremos!

Es un granito de arena el que hemos aportado y gracias a un gran equipo hemos podido solventar la falta de material que tanta falta les hacía a los sanitarios, nos dice Laura Ullate.

Lorena Montenegro comparte que, «la experiencia ha sido gratificante, pensar que tu trabajo llega y ayuda a los profesionales para hacer su labor sin exponerse tanto al virus«.

Personalmente, me ha encantado poder colaborar con esta iniciativa para ayudar, en la medida de mis posibilidades, en la situación en la que estamos viviendo. Ha sido muy gratificante sentirme parte de la solución.
Me ha gustado ver cómo muchas personas han sacado lo mejor de ellas para darse a los demás, para servir desde su casa, la mayoría dando su tiempo y energías. Otras, que han puesto desde sus conocimientos textiles, a material, vehículos y tiempo para el reparto y recogida de las telas y batas al fin confeccionadas. Me ha dado mucha esperanza y un sentimiento de agradecimiento a tantas personas anónimas que están ayudando desde tantos puntos de Navarra, España, el mundo.
En concreto, también me ha gustado ver cómo desde el colegio mayor en el que vivo (CM Goroabe) la gente se ha involucrado para ayudar desde lo que cada una era capaz. Todas con una gran ilusión por ayudar a los que lo están dando todo por cuidar a los demás. Unas cosían mangas, otras ponían alfileres para que otras pasaran a máquina, otras medían y colocaban en su lugar las cintas y cinturones. Estaban las que doblaban y contabilizaban las batas depositándolas en la bolsa de las «capas para súper héroes«.
Con todo esto sigo diciendo GRACIAS por haber podido disfrutar de esta experiencia.

Deja un comentario